viernes, 6 de febrero de 2009

ODIO: PIELES

La gente sale a la calle (sobretodo las mujeres) vistiendo de forma en que las miradas del populacho caigan sobre ellas. No diré que esté mal, de hecho, me parece de puta madre. Fin del asunto.

Hay otra práctica que, aunque semejante, no puedo evitar que me joda, que es la de aparentar ser algo que no se es, pero hoy yo quiero ir más allá. Al llegar el invierno, las ricachonas, o simplemente las pijas de postal (esas que me tocan tanto los huevos) salen a la calle cubiertas con sus elegantes abrigos de pieles, mostrando sus visones, y demostrando al mundo lo bien situadas social y económicamente que están.

Que os jodan, putas harpías. Lo que tu cirujano no ha podido hacer, no lo va a solucionar un bicho muerto. Cada año se masacran miles de animales sólo por el simple hecho de que estas mujeres (y hombres, en algunos casos) se sientan agusto con su aspecto. Yo digo que os follen por el ano con una piña de cinco quilos, jodidas ratas de alcantarilla. No, rectifico, no es justo para las ratas que se les ponga al mismo nivel que a vosotras, que sois más bien una diminuta hez de protozoo.

Si, vosotras, las que os escandalizabais cuando me veíais por la calle y decías bien fuerte para que os oyera "Que pintas...". ¿Que pintas? Vuesta puta madre, gilipollas de mierda, que para sentiros bien tenéis que cubriros de cadáveres sin necesidad. ¿Tenéis frío? ¿Habéis oído hablar de la lana?

He visto gente con cabezas de zorro colgando del cuello. Luego, cuando pasan al lado de un mendigo, o un yonki, se tapan la nariz. ¡Anormales! Lleváis un jodido animal en descomposición a los hombros y os atrevéis a hablar de dignidad humana?

Me dais argumentos cuando os digo algo al veros pasar por la calle: "Total, si los van a matar igual...". Claro que los matan, imbéciles, los matan porque vosotros lo compráis. Si no hubiera demanda, la oferta desaparecería.

¿Queréis llevar piel muerta encima? Pues os compráis una chupa, que es el excedente de las vacas y las terneras que nos comemos, pero no os compréis un bolso o unos zapatos de piel de cocodrilo, porque tendréis en vuestra conciencia la muerte de un ser vivo, que vivia y sentia, y que no tenía porque morir para que vosotras pudeiras presumir de bolso.

Ojalá. Y lo digo en serio. Ojalá os cazara uan tribu de indígenas de esos que están perdidos de la mano de Dios por la selva amazónica y os desollen vivas para no dañar vuestra piel, con la que luego se van a cubrir, sólo porque se situarán mejor en la jerarquía de la tribu. Os deseo mucho sufrimiento, hijas y hijos de la gran puta.

He dicho

5 comentarios:

Conner Kent dijo...

Aparte de que te doy toda la razón (insultos incluídos) me he meao de la risa con lo de "escucha este post", no lo había visto antes XDDD ay dios que bueno ;) Eres un crack ;)

Dinorider d'Andoandor dijo...

¡que se pudran!
a ver pues, las quiero ver peleándose con un cocodrilo o con un leopardo a mano limpia
>:(

Jeral dijo...

Clap clap clap!!! Ciertooooooooo!

Como si fuera que la puta piel sintética o la obtenida de "excedentes", como bien dices, no fueran la misma mierda.

Y te aseguro que a esas mismas personas les da asco andar con la cabeza del muerto encima, pero lo hacen por que el abrigo les costó un huevo y la mitad del otro y tienen que presumir el tamaño de sus cuentas bancarias.

Nimendil dijo...

Todo esto es malo, pero lo peor, sin duda alguna, no son los abrigos de zorro o de visón. No, lo peor son los abrigos de chinchilla. Aaargh, cuando veo uno me cuesta mantener quietos los puños.

Ximi dijo...

¿Cómo? ¿Todos estáis deacuerdo conmigo? ¡¡Retiro todo lo dicho y más!

Yo soy el rebelde, el que tiene su propia corriente filosófica!!

Muerte al sistema!! Vivan los abrigos de chinchilla!! (Por cierto, en cada abrigo tienen que poner como mil chinchillas, no¿)