jueves, 12 de marzo de 2009

REMINISCENCIAS LISÉRGICAS #1

La casa ha explotado y no ha hecho ruido. Seguramente es debido a que antes bajé el volumen de las mandarinas o porque el canario me debe dinero.

Si la manada de ñus no me tocara tanto los cojones podría chupar el limpiaparabrisas sin sentir remordimientos, así que aquí me tenéis, dispuesto a todo por un perro con sabor rosa y una capa de Batman.

No me juzguéis por solapar los postres. Es que no tengo experiencia.

3 comentarios:

Conner Kent dijo...

joé, no me he enterao de ná O_O

Ximi dijo...

Pues va a ser sección semanal...

Jeral dijo...

Sólo puedo decir que mi páncreas se pone morado del regocijo ante tan bello naranjo.