miércoles, 4 de marzo de 2009

RUBIANES: ODIO!

¿No os parece increible que se haya muerto él y no Bush?

Desde luego me parece increíble que haya muerto él en vez de el Papa...

Joder, hasta me asombra que se haya muerto antes que yo...

Odio cuando se muere alguien que admiro. Lo odio porque es cómo si no tuviera derecho a que me importara. Mi relación con Pepe Rubianes se resumían en diez minutos de charla acelerada en el backstage después de su espectáculo "Solamente".

¿Qué clase de relación es esa? ¿Cómo me puede afectar la muerte de alguien que no conocía y que, en definitiva no había visto tantas veces?

Supongo que es el hecho de que me daba la impresión de que nos hubiéramos entendido muy bien. De que hubiéramos juntado nuestros pensamientos, los hubiéramos removido y luego repartido al azar para que todo siguiera igual. Creo que pensábamos de forma parecida, aunque él tuviera más gracia al contarlo. No tenía pelos en la lengua y hablaba sin tapujos. Eso es lo que más admiro.

Se le va a echar de menos, desde luego. Pero lo que no va a cambiar va a ser el minuto diario que utilizo para acordarme de un chiste suyo. Porque esos chistes, ese humor, esas palabras siguen ahí, y eso es difícil que muera.

La verdad es que no sabes lo mucho que te marca alguien hasta que se muere, y entonces ya es tarde para darle las gracias, lo único que puedes hacer es rememorarle, y es lo que hago, porque tampoco se hacer otra cosa.

Odio cuando muere alguien que admiro...

No hay comentarios: