miércoles, 27 de mayo de 2009

EL LEJANO AÑO 2000

Hola, frikis amantes de Sabrina, hoy vamos a hablar del futuro. Vamos a hablar del aún lejano año 2000...

Las previsiones son asombrosas, y si mis conjeturas no fallan, en el año 2000 ya habremos llegado al cúlmen de nuestra civilización en lo que a conocimiento, humanidad y tecnología se refiere...

Pensad un poco... Hoy en día ya podemos llevar un minúsculo reproductor de cassetes de menos de 1 kg colgado del cinturón, así que, ¿que no podremos llevar mañana? Los ordenadores serán tan pequeños que serén como lentillas y los llevaremos puestos en los ojos y los oíremos con minúculos aurículares inalámbricos, veremos películas directamente sobre nuestro cerebro, los libros serán hologramas, y el cine un escenario 3D en el que nos podremos mover con total libertad. Los videojuegos serán como la realidad.

Posiblemente desarrollemos algún tipo de telepatía y deje de ser necesario el teléfono (aunque los nuevos teléfonos móviles son cada vez menos pesados y pronto cabrán en un maletín normal) y la televisión dejará de existir porque vermeos las noticias y el entretenimiento a través de nuestra lentilla ordenador.

Internet, dónde estamos ahora, será abolida y habrá una red con espacio infinito en la que todo el mundo podrá hacer lo que quiera sin ningún tipo de censura.

La música y las películas serán gratis. El gobierno va a tirar cada vez más hacia las reformas sociales y pronto podremos acceder instantáneamente a las películas, música, videojuegos de forma libre, porque los ingresos vendrán de las salas de cine y las actuaciones en directo y de las partidas de pago, ya no hará falta ninguna sociedad general de autores porque los autores habrán hecho suya la red.

Los coches... Los coches volarán, por supuesto, porque habrán desarrollado combustibles no contaminantes y mucho más baratos. Los aviones estarán a la orden del día, y ya habremos colonizado media galaxia, pero no para apropiarnos de lo que no es nuestro, sinó para aprender aún mas sobre el universo.

Las guerras habrán acabado. Todo el mundo tendrá una misma moneda y todos seremos ciudadanos del mismo mundo, así que no habrá conflictos, la mente humana habrá progresado tanto que habrán desaparecido las religiones cono respuesta ignorante a la ignorancia, habrán desaparecidos los prejuicios raciales y sexuales, y todos tendremos lo mismo. No habrá especulación, ni peligro de muerte por extrañas epidemias creadas por el gobierno. El SIDA, esta cosa nueva que se han inventado ahora los américanos quedará como anécdota, porque se le dará desde el principio la importancia que se merece, y los homosexuales tendrán una vida plena y feliz, pero sobretodo libre de las miradas llenas de odio que hoy los atormentan y de los prejuicios que no les dejan avanzar.

Los últimos 20 años hemos progresado muchísimo, así que es de sentido común que vamos a avanzar lo mismo los próximos 20, pero no sólo en lo que a conocimiento se refiere, sinó también (sobretodo) en las libertades, tanto globales como individuales, para que podamos avanzar sin tener que añorar lo que teníamos antes, porque el mañana brilla y acapara nuestra atención.

Hoy brindo por ese futuro lleno de esperanza, y hoy sólo rezo por que Jon Bon Jovi deje de ponerse tanta laca, porque seguro que al final, ese tipo de excesos nos acaban pasando factura...

3 comentarios:

Jeral dijo...

Guau! Lo que dices de las computadoras me recuerda a una novela que leí hace poco. Neuromante se llama. Es muy enrevesada, no creo que tenga mucho reconocimiento.

Ximi dijo...

Bah, toda esta literatura moderna nunca se convertirá en clásica...

Jeral dijo...

La ciencia ficción murió con 2001.