jueves, 28 de mayo de 2009

ODIO: Movida Madrileña

Algunos la llaman la "Movida Madrileña", se trata de una parafernalia que han montado para hacer creer a la gente que hay movimiento cultural en la capital. Yo no me lo creo. Es cierto que hay mucho grupos buenos, algunos están incluso englobados en esto de la Movida, pero no es ni mucho menos tanto como dicen.

El movimiento punk ha calado mucho en esta corriente, y lo que era un anarquia de unos pocos se ha convertido en la frívola moda de muchos. Crestas gigantes, pelo rosa cardado, botas militares, tchas, chupas de cuero, pulseras de pinchos, estética sado-maso y mucho glitter en el pelo, todo aderezado con tela con aspecto de piel de leopardo y gigantescas hombreras monstruosas.

Se pretende ir de alternativo, pero realmente lo que se hace es engrosar (una vez más) la tendencia impuesta por las altas esferas. Un movimiento cultural importante no puede estar impulsado por un ayuntamiento, y mucho menos el de Madrid, no se pued ir prefabricando grupos para sacar discos como churros (si, DRO, es culpa tuya) y no se puede frivolizar tanto sobre un tema como este.

A finales de los setenta y a principios de esta década sí que hubo un cambio muy importante en lo que a música se refiere, emergieron los que ahora son los cinco pilares del punk (de los que ya hemos hablado) con su inconformismo y surrealismo, con su rock eskizofrénico y su dadaísmo exacerbado. A día de hoy, no podemos encontrar eso en la capital. Pensad, Siniestro total son gallegos, Kaka deluxe, Eskorbuto y la Polla Records vascos y La banda trapera del rio son catalanes. Yo aquí detecto una pauta de que "cuanto más alejados de la capi mejor".

Por no hablar del nuevo Rock Radical Vasco, otro intento de unificar los grupos de por allí, que cada día son más y mejores y convertirlos en parafernália política. Cierto es que hay grupos que merecen la pena, grupos como los Nikis o Semen Up, pero no son norma, porque otros grupos como Duncan Dhu o Un pinguino en mi ascensor, grupos como Aviador DRO o Loquillo y los Trogloditas son un producto creado a posta para la ocasión.

Yo repudio este movimiento, yo reniego de la Movida Madrileña, me cago en el Rock Radical Vasco y escupo en las artimañas políticas para que las cosas parezcan lo que no son, porque el rock and roll es algo que, por mucho que se prostituya nunca perderá ese brillo de inconformismo que alimenta nuestras mentes y ata nuestras botas, y así será siempre.

Seguro que dentro de veinte años se recuerda todo esto con mucho cariño, pero aún así seguirá siendo mentira.

No hay comentarios: