lunes, 1 de junio de 2009

GÉNESIS FRIKI #1

Totalmente recuperados de este extraño desplazamiento temporal causados por el malvado Cibermefisto y después del salón del Cómic (escibo esto antes de saber cómo ha ido, ya dejaré la crónica para más adelante, que ya sabéis que yo no hablo inmediatamente de las cosas que pasan por algún extraño efecto secundario de alguna droga experimental que tomé hace años) vamos con una sección quenos acompañará durante las próximas seis semanas si no hay problema.

Hace algún tiempo, el amigo Conner Kent habló de su "Génesis friki", y animaba a otros bloggers a hacerlo también. Pues bien, he decidido hacerlo, más que nada porque no sé de qué coño hablar, que últimamente estoy en sequía de ideas. Eso si, seguiré su estela y haré varios capítulos, que tampoco os quiero malacostumbrar con posts muy largos, que luego sólo os leéis la mitad, y odio que me dejen con la palabra en la boca...

Todo empezó cuando yo tenía tres años. Yo tengo recuerdos desde muy pequeño, y aunque no de todo, me acuerdo de algunas escenas bastante interesantes. Corría el año 1990 y una de mis máximas aficiones, a parte de masticar los paquetes de tabaco de mis familiares era que mi madre me leyera los cómics de Astérix. Recuerdo pasar tardes enteras escuchando las histórias de los galos, mirando los dibujos y riéndome del bardo Asuranceturix. Astérix continúa siendo uno de mis tebeos favoritos, aunque Uderzo chochee y sólo saque mierda impresa. Ese mismo año tuvo lugar un acontecimiento que cambió la vida de millones de niños (y no tan niños). La primera emisión de Dragon Ball en la televisión autonómica de Catalunya. Estaba viendo la tele en mi pueblo y me acuerdo cómo si fuera hoy de lo mucho que me gustó Son Goku y lo mucho que me interesaron sus aventuras; a partir de ese día nunca jamás me perdí ni un solo episodio (nunca jamás).

Cuando desarrollé la habilidad de leer por mi cuenta, lo primero que me leí, a parte de los típicos cuentos infantiles, furon los cómics de Astérix y sus amigos. A día de hoy soy capaz de identificar el nombre del cómic de Asterix al que pertenece cualquier viñeta (bueno, ahora no estoy seguro porque estoy muy desentrenado, pero lo cierto es que soy un superfriki de esa obra, de hecho, la noche de fin de año de 1996, decidí leerme en esa noche todos y cada uno de los álbumes que habían salido hasta la fecha, y lo hice).

A partir de este punto hay una especie de sequia hasta que cumplí los ocho años, la semana que viene hablaremos de eso...

6 comentarios:

Goku_Junior dijo...

Al parecer la mayoria de frikis han sido traumatizad...digoooo que se han iniciado su andadura en los comics con mortadelo, asterix o dragon ball.

Yo con los tres y superlopez.

Y dragon ball nunca ha molado tanto como en valenciano (babala club, que recuerdos...).

Jeral dijo...

Pues yo no me inicié con Ásterix, a mí siempre me ha gustado más Lucky Luke.

Nacho dijo...

Pues yo no tengo ganas de enrollarme. Mejor te lo lees tú mismo en http://einndc.blogspot.com/2008/01/el-origen-del-vicio.html

Saludos!

Conner Kent dijo...

jejeje que interesante :) tengo ganas de leer el resto, por cieto, flipa lo que vi en el salón: un tio vendía una página original de masacre dibujada por mcguinnes (250 euracos) y luego dicen que el dinero no da la felicidad

mundo dijo...

Como dicen: el dinero no da la felicidad, la compra hecha.

Nimendil dijo...

Si, yo también me inicié con Asterix. Son tebeos tipo el equipo A. Hay tortas y guerras y combates a cascoporro, pero no muere nadie. Genial. Y lo mejor las peleas en la plaza con los pescados de Ordenalfabetix.