lunes, 27 de julio de 2009

GÉNESIS FRIKI #5

Saludos, frikis rasgaescotillas, continuamos con mi génesis friki, que tanto gusta a pequeños y grandes. La semana pasada lo dejamos en que yo me compraba un tomo de Dr. Slump (el 29 para ser más exactos), veamos como se desarrollan los acontecimientos...

Algo cambió dentro de mí. Me convertí en algo que ni siquiera sabía que existía... Ya antes me pasaba las tardes viendo series de anime, porque fué una época muy buena (Trigun, Cowboy Bebop, etc...), Dragon Ball ya había terminado, ahora nos estaban dando el coñazo con la puta GT, Ranma 1/2 hacía también tiempo que no se veía, y las nuevas series llegaban con fuerza. Evangelion fue un acontecimiento, aunque a mí nunca me gustó, pero series como Rurôni Kenshin hacía que se me hiciera el culo pepsicola, así que empecé a consumir cómic japonés. Empecé por Dr. Slump y Ranma 1/2, seguí por Trigun y Detective Conan, cuando me dí cuenta ya me estaba comprando la Minami y la Dokan cada mes...

La vedad es que me lo pasé bien. El aficionado al manga está mucho más aceptado que, por ejemplo, el jugador de rol (yo lo era desde el 97 gracias a mi amigo Julián), pero aún así hay una especie de trasfondo de inconformismo social que, aunque no sea cierto, te crees, y mola. La gente es amable contigo por ser como ellos y mola llevar la carpeta forrada de dibuos de Mazinger Z...

Por suerte eso no me duró mucho, y en el año 1999 empecé a comprarme la colección de Spiderman.

Habían pasado años desde mi última incursión en el mundo Marvel, y no tenía mucha idea de nada, lo que si sabía es que esos comics molaban mucho más que los que me había leído con anterioridad. Ese Spiderman estaba dibujado por un tal... John Romita Jr... La culpa de que hoy en día sea un fan acérrimo del cómic de superhéroes es sin duda de este hombre. Sigue siendo mi dibujero favorito, y su etapa en ASM con J.M. Straczynsky (si se escribe así bien, y sinó, pues tambén) es, no sólo una de las mejores de la historia del trepamuros, sinó la mejor (jodéos, puretas de mierda). Realmente estaba enganchado.

El manga me parecía repetitivo y demasiado caro, en cambio, estos cómics me los podía comprar por poco más de doscientas pesetas, y eso molaba, y cuando pasaron a costar 1,50€ (ánda que no ha llovido desde entonces), parecían aún más baratos. Por eso compré muchos, muchísimos, demasiados... Y así sigo.

Vamos a dejarlo por hoy y acabaremos la semana que viene con el sexto y último episodio de mi génesis friki. Hasta mañana, frikis de Nurgle!

1 comentario:

Goku_Junior dijo...

Joder, que casualidad, yo me hice marvelita por Spiderman, aunque empecé por la saga "El Otro" (y luego cayeron los BOM:Spiderman de JRJR y Stranszynski).

Y estoy deacuerdo contigo, dudo que Spiderman vuelva a molar al mismo nivel que lo hacia con esos dos autores.