miércoles, 29 de julio de 2009

SUPERBIA 1

Los posts de la serie "ZOBERBIA" tuvieron una cantidad aceptable de comentarios, la cual cosa la convierte en un éxito rotundo a mis ojos. Las acciones del blog han subido y yo soy un poco más rico, claro que no lo necesito (como estoy hecho de platino...), así que he decidido contaros también alguna anécdota sobre un personajillo que conocí una vez y que me dió bastantes dolores de cabeza. Vamos con los antecedentes...

Corría el año 2005, yo ya llevaba tiempo saliendo con mi novia y, por supuesto y cómo se hace en estos casos, compartíamos las amistades de cada uno de una forma más o menos afortunada (la experiencia, como ya sabéis, dicta de 6 de cada 5 personas son gilipollas), la cuestón es que Sònia (mi primera Dama) tenía una amiga a la que vamos a llamar, por ejemplo... No sé... Josefina, y era (es) una calientapollas de cuidado y una embustera en toda regla (como quedaría demostrado más adelante, aunque no viene a cuento), la cuestión es que un amigo suyo (común por aquel entonces) se había unido a una banda de rock de un pueblo de al lado, y nos tocó conocer al resto del grupo...

Habían personajes de todo tipo, el bajista era un borde de mierda que pasaba de todo (fue el que mejor me cayó y aún así lo odio), el guitarrista (y lider) era un prepotente que iba de Jipi supercool pero que por lo visto era un puto genio de la música y tocaba nosecuantosmil instrumentos, mi (ex) amigo, al que vamos a llamar "Pluma McJoe" y finalmente el sujeto que nos ocupa: Orín (llamado así en honor a cierto Dios nórdico pero cambiando una letra para que quede gracioso y guarrete), que era el cantante.

Físicamente era una risa. Era un tío con un claro principio de alopecia, con unas gafas de culo de vaso que prácticamente ocultaban sus ojos, iba vestido de jevi metal rebajado con agua, granetes por la cara y no medía más de 1'55m. Un tío con una pinta de friki que te cagas, así que lo que pensé fué: "Mira, con este aún me voy a llevar bien..." Nada más lejos de la realidad. Nuestras vidas pronto se iban a convertir en un puto infierno, y nosotros no nos olíamos nada (eran rockeros, pero bastante limpios).

La semana que viene os explico las primeras anécdotas. Le estoy pillando el gustillo a esto de clifancher, jeje... Os jodéis...

5 comentarios:

Dani Egido dijo...

Hola Ximi, acabo de leer, despues de meses, tu comentario en mi Rincón Enfermo abandonado.
Me he rendido por la gran cantidad de horas que me llevaba hacer una pequeña animación de un minuto de duración. Por esto me he pasado a iniciar un webcómic (http://desvariopolis.blogspot.com/) el cual todavía estoy elaborando y que comenzaré a enseñarlo para hacerme famoso cuando tenga cinco tiras publicadas, cosa que sucederá cuando termine esta racha de poco tiempo libre que estoy sufriendo en el presente.
Saludos y gracias por pasarte por el Rincón, ánimo con tu blog, que sí está funcionando.

Jeral dijo...

Oye, y la calientapollas era bonita aunque sea?

Goku_Junior dijo...

Pero que?? PERO QUE PASÓ CON EL CARA FRIKIIIIII!!??

AINSSS, por cosas como estas no sigo Lost (a menos que me mame la temporada entera seguida).

Yo de momento me he librado de conocer a muchas amistades de mi pareja, miedo me da cuando tenga que suceder... cawen!

Jeral dijo...

Mi esposa y yo por suerte fuimos compañeros de facultad así que nuestro círculo de amigos es básicamente el mismo. Ahora sí, tuve que conocer como a sus quinientos primos.

Lograi el Luciérnago dijo...

Pues qué cosas... mi novia era un poco antisocial, así que tuvo que aguantar a todos mis amigos sin tener que sufrir yo a los suyos...
Y al año de salir conmigo, va y tiene sopocientos amigos propios...
Y bueno, a ver si este Orín es tan ahostiable como Zupermán.
Por cierto, que sepas que en la encuesta he votado porque mates a Quesada (que, total, el jeto ya te lo he visto, con lo que animo a todo el mundo a votar por la muerte de Pepe Quesadilla)