jueves, 19 de noviembre de 2009

PSYCHOKILLERS WEEK: LEATHERFACE

Leatherface, o cara de cuero, es un psychokiller muy interesante, pero que ha sido tratado de forma muy injusta por la poca calidad de sus películas.

La matanza de Texas (la original, no esa aberración de 2003) es una gran película de terror. Da mucho miedo, el personaje est´amuy bien parido y tiene todos los ingredientes para convertirse en un mito:

  1. Tiene un arma característica: La motosierra
  2. Está loco
  3. Lleva una máscara molona, es este caso hecha con retales de la piel de sus víctimas, lo cual lo hace molar aún más.
  4. Parece ser inmortal.
  5. Es lento de cojones.

Y así unas cuantas más, que si os fijáis se suelen repetir en los psychokillers de las películas de terror de los setenta y los ochenta.

Lo que pasa con el bueno de Cara de cuero (aunque sería más correcto llamarlo "Cara de piel") es que las secuelas de sus películas han sido demasiado grtoescas como para crear una saga mítica alrededor. Todas la películas de psychokillers tienen una calidad que va creciendo a medida que avanza la saga (aunque llega un punto en que empieza a decrecer en la mayoría de los casos) porque cada vez conoces más al personaje, le cojes cariño. Eso no puede pasar cuando en la segunda parte de una película con uno de los villanos más molones de la historia del cine éste se enamora de una de sus víctimas y la esconde de su família en el sótano, mientras éstos se comen a la gente y hacen chistes malos vendiendo chili de persona.

No me malinterpretéis, me gustan la segunda y la tercera parte de La matanza de Texas, pero no creo que puedan considerarse a la altura de la original, y por eso, esta saga cuenta sólo con dos secuelas (además de un remake y una precuela bastante recientes y olvidables) y con con diez, como Jason Voorhees.

Otro de los grande atractivos de Leatherface es que está inspirado en un personaje real, el archiconocido Ed Gein, que mataba a mujeres para fabricarse un traje (si, como Buffalo Bill en el Silencio de los corderos), y aunque hoy ya no es una novedad, entonces si lo fue, y mola vastante, la verdad...

Pues eso, una lástima, ojalá alguien retomara la saga desde la primera película de 1974 e hiciera unas secuelas dignas, aunque a día de hoy eso es muy dificil, se llevan unos asesinos mucho más sofisticados y oscuros, ya se ha terminado la época de los psicópatas disfrazados con armas molonas y parájes inhóspitos, aunque por suerte, aún quedan un montón de zorras lentas de la hostia a las que perseguir, así que no pierdo la esperanza.

1 comentario:

Sònia dijo...

Era simplemente un incomprendido...