martes, 10 de noviembre de 2009

SUPERBIA 6

Bueno, frikis salpicacarteles, parece que hace una eternidad que no escribo un post de esta serie, y así es, hace un mes y medio os dejé colgados con el quinto post, y hasta ahora no había tenido moral para escribir el sexto, pero bueno, aquí os lo traigo, para que veais lo majo que soy...

Orín había entrado en nuestras vidas, de eso no cabía duda, pero de todo lo que hizo (que no hizo poco), lo que más me jodió es lo que os voy a contar a continuación.

No es por ser vanidoso, pero considero que soy alguien que sabe juzgar a la gente bastante rápido, por eso me jode cuando me equivoco (suelo quedarme con la primera impresión, que a veces es incluso innecesaria, porque aplico la máxima de que el 90% de la gente es idiota y el 10% restante están agilipollados). Con Orín me equivoqué, yo vi en él sólo a un friki inofensivo con el que incluso podría llegar a tener alguna conversación un poco más profunda que con la mayoría de imbéciles que pueblan mi vida (ese es un asunto que algún día trataremos), pero resultó ser una puta ladilla, y no veáis lo que nos costó desparasitarnos, sobretodo a la pobre Sònia...

De buenas a primeras, este caballero estaba en nuestro círculo de amistades, y a priori no nos molestaba demasiado, el problema, como siempre, llega cuando se cogen confianzas, y este tipejo, que es un parásito, no perdió el tiempo y de repente, como yo curraba, Sònia lo tuvo durante todo el puto mes de agosto apalancado en su casa. No es que viviera allí, es que iba cada mañana y cada tarde, era agónico. Al principio muy bien, porque así Sònia tampoco se aburría, tenía compañía y nada nos hacía pensar que ese tío era un puto lunático, pero poco a poco el tema se fué destapando.

Voy a poneros una serie de ejemplos de situaciones que se fueron repitiendo (o no) durante el mes y medio que estuvo este bicho en nuestro hábitat:

Sònia tiene colgado en la habitación un retrato en estilo cartoon que le hice cuando empezábamos a salir (corría el año 2004), y debo reconocer que no me quedó demasiado bien, pero m edi cuenta d emis verdaderos sentimientos cuando Orín lo vió y analizó. "Ximi ha dibujado la boca de esa manera porque te ve muy insegura", "No te ha puesto pendientes porque cree que está vacía por dentro", "Las cejas están en esta posición porque está contigo por despecho" fueron algunas de las afirmaciones que hizo al ver mi dibujo, que no era más que un dibujo de mierda.

El tío se quiere mucho a sí mismo, eso ya lo sabemos, pero es que además es un maestro en todas las artes y escuelas de todo en el mundo mundial, y la reflexoterápia no podía ser menos. Un día le cogió la mano a Sònia y le empezó a presionar en la palma. Sònia se lo miraba con cara de decir "¿Tú tas tonto o qué?", y el tío empezó a poner cara de gilipollas relamido y le dijo "¿Qué tal? ¿Lo notas?". Sònia, que no notaba más que la mano sudorosa de ese tío haciendo el garrulo en la palma de su mano negó con la cabeza y el tío le dijo que estaba excitando sus genitales. Sònia le pidio cortésmente que se fuera a tomar por culo un rato, y es que sólo dos personas pueden tocar a mi chica, una soy yo, y el otro es Brad Pitt (tenemos un pacto al respecto).

Otro día le contó una anécdota en la que salvaba la vida a su exnovia de una forma valerosa y muy tenaz, y que luego, cuando estaba en el hospital a causa de las heridas, su novia no pudo más que sacarlo de la cama y hacerle el amor en el baño como dos putas cobayas en celo. Él afirmaba que era más que bueno en la cama, lo repetía tantas veces que dejó de tener sentido, las mujeres peleaban por tocar su poderoso miembro y lamer sus nobles pelotas calvas, y todo eso porque, según afirmaba: "La tenía larga y gorda"...

Porque no veas como le gustab al tío explicar sus hazañas sexuales imaginarias, que ni eran verdad ni le interesaban a nadie, y mucho menos a Sònia, porque a mí estas cosas me sudan tres palmos de polla, pero a ella no le gusta nada saberlas (por más que la gente se empeña en contárnoslas), pero lo más chungo era cuando presionaba a Sònia para que contara lo suyo, evidentemente no le sacó nada, pues buena es Sònia guardando secretos de cama...

El tema ya empezaba a mosquearme y empecé a tomar cartas en el asúnto pidiéndole amablemente que no volviera a acercarse a la casa de mi novia. El tío pilló la indirecta cuando mi suegra Margarita, que es un encanto de mujer, lo echó a patadas llamándole "pesao" y "tocapelotas"... Se dejó unas figurillas de Warhammer que aún conservo: Un Gandalf, un esqueleto y dos hombres lagarto...

En los últimos tiempos se dedicó a ponerme verde delante de Sònia, intentando manipular a mi chica y poniéndome palabras en la boca (yo de esto me enteré más tarde, cuando ya no lo veía, por eso no he hablado de violencia skin) para que Sònia me dejara y aprovecharse él de la situación que había creado, viéndola casi más que yo.

Tiempo después nos enteramos de que iba diciendo por ahí que si no se había hecho a Sònia es porque era mi colega y no quería hacerme esa putada, porque a Sòna el chocho le daba palmas cuando lo veía...

Estamos hablando de un tío que (la última vez que supe de su vida sentimental) tenía veintiocho años y salía con una cría de catorce. Le doblaba la edad, y por lo que sé, fué ella la que le dejó a él...

En fin, este es el capítulo más escabroso de mi relato, el que me pone de peor humor. En el próximo episodio nos reiremos recordando el primer concierto de los "Dark Lords of Transylvania" y la gran fumada con el oso Yogui... Realmente fué una gran fumada...

Salud!

7 comentarios:

Goku_Junior dijo...

Si me entero de que algun capullo intenta hacerme eso MUERE. Por mi pareja MA-TO (leer con acento a lo Belen Esteban).

Yo de ti al primer sintoma de que intenta meter la polla en olla ajena se lo hubiera dejado claro. Y si es con violencia fisica mejor.

maria dijo...

mola tu blog!!!

te presento a un personajazo, mi colega zeta. El y su estilo de música van a dar que hablar.

Sobretodo luego de su horroroso paso por "tú si que vales" jejejje
http://www.youtube.com/watch?v=mWNukcSK060

ayudalo a cumplir su sueño-locura en WWW.ZARZUELAPUNK.ES

Álex Esteve dijo...

Con lo de la mano yo ya le hubiese arrancado las pelotas para posteriormente estrangularlo con los intestinos que le estaría sustrayendo.

Sònia dijo...

Nunca ha hecho falta que nadie me defienda... ¬¬

Conner Kent dijo...

en serio, yo quiero conocer a ese tio XDD

Jeral dijo...

Sólo puedo decir que el final de esta serie es ... APOTEÓSICO!!!!

Y que Ximi es más bueno de lo que aparenta en el blog, jeje.

Sónia, eres mi nueva ídola.

Lograi el Luciérnago dijo...

¡¡Güi loviu, Sònia!!
Endeluego, con qué gentuza os cruzáis...
Y el pesao espameador de Zeta, qué cansino... ¡en tos laos me lo encuentro!