jueves, 24 de diciembre de 2009

LLEGA LA NAVIDAD

Bueno, frikis cuelgamuros, mañana es ya Navidad, y cabría esperar que escriba un post dedicado al tema, así que allá van un par de opiniones sobre el asunto, aunque no son nada nuevo.

A estas alturas nadie podría llegar a sospechar que apruebo la Navidad como fiesta religiosa, es absurda desde el principio. Se supone que Cristo nació en verano, bastantes años d.C. (aunque yo soy bastante escéptico al respecto, ya que ni siquiera creo que existiera este personaje), así que celebrar la Navida en estas fechas es una gilipollez y no se sostiene por ningún lado.

Hay que tener en cuenta porqué se eligió el 25 de diciembre para hacer oficial en nacimiento de la deidad cristiana, y es que el día de Navidad coincide curiosamente con el del solsticio de invierno, una fiesta que las culturas paganas siempre han celebrado por todo lo alto. Evidentemente a la iglesia le era mucho más facil imponer sus ritos sobre los que ya existían que crear fechas nuevas... Así convertían a los bárbaros y todos tan contentos (este es el caso también de San Juan).

No voy a decrir que no la celebre, sería muy hipócrita por mi parte (jamás he conocido a ninguno de estos snobs que dicen no celebrarla que no se lleven turrón a la boca o no reciban algún regalo), hago regalos, me gusta recibir regalos (¿Y a quién no?), como, bebo, hago fiesta, etc. Pero hay que entender que eso no es ninguna fiesta cargada de sentimientos de amor, paz, caridad, es consumo puro y duro. A los comerciantes les encanta vender y a nosotros nos encanta comprar, y la verdad, lo encuentro bien, aunque todos los excesos son malos.

Para mi la navidad son las vacaciones, son los estrenos de las películas más esperadas, son los anuncios de colonia, de turrones, de Coca-Cola (que menuda puta mierda de anuncio han hecho este año, como se nota que no quieren gastar pasta), son la cena familiar de rigor, es el no poder quedar con los colegas porque también están haciendo la puta cena familiar de rigor, significa, en definitiva, unos cuantos días para relajarse, aunque a veces eso sea imposible.

Algo que no hago desde hace muchos años es decorar la casa con las típicas mamarrachadas (mi chica sí, a ella le encanta), lo encuentro una horterada del carajo. Es incomprensible cómo cosas que durante todo el año nos parecen grotescas, cosas de las que nos reímos cuando pasamos por delante de un bazar chino, nos parecen bonitas y necesarias en estas fechas. Respeto la tendencia que cualquier persona pueda tener a conevrtir su casa en un espectáculo de lásers y dolby surround, pero yo no trago. Ahí si que no. Unas luces de colores parpadeantes en el salón son algo desagradable sea la fecha que sea y no me pienso bajar del buro (aunque me va a tocar tragármelas).

En fin, ya sé que hay cosas mucho más profundas que decir y de las que hablar, como de la doble moral de la gente, como la señora que envía un cheque a Intermón vestida en un abrigo de visón o el cura que ha hecho voto de pobreza y viaja en un mercedes. Podría haber hablado también de como la sociedad de consumo nos manipulan para que nos creamos el puto Rockefeller durante quince días o de la hipocresía de la sgrandes empresas que hablan de caridad mientras tienen a 500 niños trabajando en Indonesia.

Eso lo vais a poder leer en mil blogs. Aquí hablo de la decoración, coño. ¿Por qué? ¡Pues porque me sale de los huevos! Hasta mañana.

Ah, por cierto, estáos atentos a esta tarde, porque a las 19:00 podréis ver mi mensaje navideño. Que le den al rey!

3 comentarios:

PrrrK_03 dijo...

Yo siempre digo que celebro el Solsticio de Invierno, y no la navidad. Queda más punki, pagano, y friki.

Peter Parker dijo...

"Se supone que Cristo nació en verano, bastantes años d.C"

Lo fecha más empleada es realmente el 7 a.C.

Lograi el Luciérnago dijo...

A ver, creer creer lo que se dice creer en Jesús... pues está demostrado que existió. O, al menos, una figura similar.
Eso sí, que sea hijo de Dios no me lo trago...