jueves, 17 de diciembre de 2009

SEMANA RELIGIOSA: BIBLE FACTS

Las religiones tienen cosas que me encantan, las metáforas, las moralejas cargadas de ética radiactiva, las histórias que hablan de sumisión y obediencia... Pero hay una cosa que me encanta, son lo que yo llamo (redoble) ¡Bible Facts! Si, amigos, porque si Chuck! Norris tiene su lista de actos imposibles los personajes bíblicos no son menosn y poseen un abanico de acciones épicas y habilidades mágicas o superpoderes que les hacen más que hombres. Vamos a ver una pequeña muestra de ellos según se me vayan ocurriendo:

Chuck Norris puede atarse los cordones de los zapatos con los pies.

Moisés convirtió su bastón en una serpiente para acojonar al faraón y como el faraón no se dió por aludido le mandó siete plagas en nombre de dios para darle por saco, entre las que se encontraba la muerte de su primogénito... Un tío majo.

Chuck Norris no hace flexiones, mueve el suelo hacia abajo.

Después de toda esa mierda con el faraón y el mal rollo que se generó entre ellos, Moisés decidió llevarse al pueblo judío de Egipto, y como las tropas imperiales los perseguían decidió abrir el Mar Rojo en dos para que el pueblo judío lo pasara caminando, y cuando los soldados lo estaban atravesando, lo dejó caer encima suyo ahogándolos a todos (se nota que dios aún no le había regalado las tablas esas con lo de "No matarás"). El Moisés no sólo abrió el mar rojo por el medio, sinó que confirió al pueblo judío de poderes mágicos que le hicieron pasar el Mar rojo a sufuciente velocidad como para que los soldados a caballo no los alcanzaran (eso me parece que son varios kilómetros cada paso eso o los convirtió en velocistas).
Chuck Norris se pesó el Fifa 09 jugando al NBA Live 03.

Si seguimos con Moisés, veremos que cuando estaba por el desierto dándose un garbeo para ir al Valle Encantado o alguna mierda así, resulta que el pueblo de Israel se estaba montando una orgía del copón con un becerro de oro y drogas a saco, Moisés, como era un poco pimpin se fué al monte a pasear. Allí se encontró con un helecho ardiendo, llegados a este punto, no hay duda de que si vemos una planta en llamas enmedio del monte la apagamos, no sea que ocurra una desgracia, pero es que resulta que el helecho se puso a hablar. Joder, yo no sé vosotros, pero yo veo un helecho ardiendo y lo apago, pero es que si me habla lo apago aún más (igual que Dani Mateo).

Chuck Norris se corta las uñas de la mano derecha con la mano derecha.

Jonás fué un tipo al que dios le dijo que tenía que ir a echarles la bronca a los habitantes de Nínive que se portaban muy mal y tal, pero a Jonás le sudó la polla, así que cuando éste iba en barco, Jehová aprovechó y hizo naufragar el navío (llevándose a la tripulación por delante) y le pareció una buena idea que a Jonás se lo tragara un pez gigante. Después de un huevo de tiempo (tres días ni más ni menos) hizo que el pez vomitara a Jonás y le preguntó amablemente que si quería hacer aquello de lo que habían hablado. Jonás no tuvo huevos a decirle que no y les dijo a los del pueblo de Nínive que o ayunaban 40 días o dios se los cargaba, lo hiciero y dios, al ver su arrepentimiento les perdonó la vida (qué majo).

Una vez un dinosaurio insultó a Chuck Norris.

Va dios un día y decide exterminar la raza humana, como aquel que no quiere la cosa, así que pilla, pone unas nubes en el cielo y se dispone a lanzar un diluvio cuando, de reojo, ve al único hombre bueno de toda la humanidad (que por casualidad es judío), Noé (era el único pringao que malgastaba su comida ofreciéndosela a un ente imperceptible); así que le dice que construya un barco. Noé se pone a ello mientras sus amigos se rien de él (con razón) y cuando la tiene acabada le dice que ponga dos animales de cada (un macho y una hembra) y se suba a la barca. Pasando por alto el hecho de cómo cojones consiguió animales como el ornitorrinco o el Koala, viviendo sólo en Oceanía, o el pavo, natural de América y así un sinfín de ejemplos más, hay que observar que dios le permitió a Noé llevarse a su família. Dios, que no tolera el incesto, ya era la segunda vez que forzaba a hermanos y padres a copular como cabrones para repoblar la humanidad... Pero quién soy yo para cuestional la voluntad del señor...


A Chuck Norris no se le corta la mayonesa.

Resulta que hubo un tipo que se llamaba Jesús (Cristo de apellido, aunque la gente forma una extraña conjunción entre las dos palabras) que era el hijo de un palomo que se había tirado a una pava que estaba a punto de casarse y que al marido no le importó que lo hiciera porque se ve que después de tirarte a un ave sigues siendo virgen, pero esta tal María tuvo a su hijo en un establo porque estaban no sé dónde por el tema del censo con los romanos y nadie les alquilaba una habitaciñón poruqe no tenían dinero y luego se puso verde a los posaderos, pero cojones, ellos tenían un negocio que mantener, y digo yo que no pueden acojer a todo el mundo gratis y si es una tía que dice que está embarazada de dios, pues aún la querría más lejos a la loca esta... El caso es que parió en un establo y vinieron unos pastores a adorarlo y a hacerle regalos y unos reyes de oriente que habían ido siguendo una estrella fugaz (que muy fugaz no sería si podían ir al ritmo). Lo más fuerte es que les regalaron oro y no se fueron a por una habitación decente (se nota que eran judíos).

La gente cree en dios, dios cree en Chuck Norris.

Este Jesús creció (de hecho no se sabe mucho sobre su vida entre los tres y los treinta años, pero la Iglesia afirma que no echó ni un mísero casquete) y empezó a reclutar a gente para un club de magia o alguna mierda por el estilo, y como era un sobrao por ser el hijo de dios y todo eso hacía cosas como convertir el agua en vino (yo sólo puedo convertir el vino en orina), multiplicar los panes y los peces (que ya podría haber multiplicado un entrecot), caminar sobre las aguas, curar a los ciegos, resucitar a los muertos (como Quentin Tarantino) y más cosas por el estilo.

Chuck Norris puede dividir entre cero.

Jesús, que era un tipo muy sufrido sabía que su colega Judas lo iba a traicionar por treinta monedas de plata (que ya podría haber pedido más por el hijo de dios, que con eso no tiene ni para un cartón de Chester), así que en vez de darle de hostias y convertirlo en Falete decide hacer una cena y afirmar que sabe que alguien lo va a traicionar (prefiriendo ir de sobrao otra vez que hacer algo al respecto). También les dice que coman pan y beban vino, que es su carne y su sangre... Una guarrada...

Chuck Norris hizo una piedra tan grande que ni él mismo podía moverla. Y la movió.

La cuestión es que los romanos pillaron al Jesusito éste y le diron a elegir al pueblo judía que a quién preferían que salvaran, a Jesús o a Barrabás, un peligroso terrorista suicida de Al-Qaeda, decidieron pasarse por la piedra al hijo de dios (algo habría hecho) y lo crucificaron, no sin antes humillarlo y torturarlo. Cuando estaba crucificado le clavaron una lanza en el pecho y salió augua y vino, además se hizo colega de un par de ladrones que también estaban allí. Murió enseguida. A los tres días va el tío y resucita, después de joder a su familia con la pena y los gastos del funeral, que digo yo que podría haber tenido un detalle y resucitar antes o directamente no cascarla y ahorrar bastante tiempo, pero bueno. La cuestión es que no se lo creían y como el tío (como ya he dicho) era un sobrao iba diciéndole a todo el mundo que le metiera los dedos por sus orificios (los de las manos, guarros de mierda) para demostrar que era él. Se dió un par de vueltas, prendió fuego a la cabeza de sus empleados y familiares y se fué volando al cielo (y aún no se ha caído).

Esta es sólo una pequeña muestra (aunque vaya post más largo, coño) de las estupideces que se dice en la biblia, y ya no nos metemos con el origen de la humanidad porque es para descojonarse. Para mí, tienen tanta validez (o menos) como los hechos de Chuck Norris.

Mañana más, frikis pestilentes!

2 comentarios:

PrrrK_03 dijo...

Ahora ya sólo te falta meterte con la religión de Chuck Norris. Así que... venga. A ver si te atreves.

Lograi el Luciérnago dijo...

¡Eso, eso, a ver si tienes huevos de meterte con Maho... digooo... con Chuck!