miércoles, 3 de febrero de 2010

ME DUELE MUCHO EL TARRO

Me duele mucho la cabeza y la verdad es que no tengo ninguna gana de escribir un post para hoy. Ahora mismo son las 05:00 de la madrugada, faltan doce horas para que esto salga publicado.

Ayer, cuando iba a llamar el ascensor hice un incomprensible mal gesto inexistente (¿raro, verdad?) y me jodí la pierna derecha de arriba abajo. Hoy tengo que ir a la oficina del INEM para ver cuando cojones tengo que renovar papeles porque he perdido el papel en el que lo ponía y francamente, me apetece tres mierdas hacer una cola de cinco horas para que me digan una puta fecha, pero hay que hacerlo.

Hoy iba a hablar de la educación o de las muertes en combate, pero así a bote pronto no me apetece nada.

Voy a hacer una cosa, voy a dejr programada esta puta mierda de post minúsculo para que salga ahora (las 17:00), y si al mediodía me siento inspirado escribiré uno molón, con muchas palabrotas e ira no reprimida... Aunque por otra parte... Si estáis leyendo esto es porque no me ha salido de ahí hacerlo...

Por cierto, he empezado a ver Perdidos y me está enganchando más bien poco. Si no me gusta la primera temporada sudaré de ver la segunda, y también he empezado a ver El ala oeste de la Casa Blanca. Ésta si que me está gustando, estoy aprendiendo un huevo de cosas sobre los USA, aunque para ser una serie que pretende emular la realidad no está muy lograda (el presidente me cae bien).

¡Hala, hasta mañana, frikis silbarropas!

2 comentarios:

Álex Esteve dijo...

Eso es el odio, que se te ha acumulado en lso músculos. Lo que tienes qeu ahcer es exteriorizarlo más!

Goku_Junior dijo...

O_O! WTF,OMG y LOL to junto. ¿¡Ahora empiezas con la primera temporada?! Un consejo, no esperes enterarte de nada ni que nada tenga sentido hasta muy avanzada la trama, que la cosa empieza como unos estraviaos en una isla y acaba en una cosa de ciencia ficción que los guionistas se inventan cuando estan colocados a vete a saber que hiervas.

Eso si, kate es la mejor y Jack se merece un patadon en la cara.