lunes, 1 de febrero de 2010

ODIO! DERECHO DE ADMISIÓN

Feliz lunes, frikis roecanelas, hoy toca post de odio, y vamos a hablar sobre un tema que hace tiempo que quería tocar (un mes, exactamente) y se me había olvidado por completo. Vamos allá:

Nochevieja es uno de los actos sociales más importantes de este país. Miles de personas asisten a fiestas más o menos exclusivas con la excusa del inicio del nuevo año, pero eso ya lo sabéis todos, lo que muchos no saben es hasta que nivel llega a rebajarse la gente con el fin de asistir a algunos de estos eventos.

En mi ciudad hay un lugar llamado La fonda del Nastassi, un restaurante especializado en banquetes y célebre por las fiestas que en él se montan. También es famoso por sus precios, que una vez me dijeron lo que costaba comer allí y me vomité encima. Pues resulta que en esta fonda, para fin de año se monta la fiesta más famosa de Lleida. Abundante comida, música, zona VIP con piscina y todo, y sobre todo mucha gente. Yo soy una persona razonable. Respeto que la gente quiera ir dónde va todo el mundo, aunque no lo entiendo. Respeto que las mujeres crean que molan más si se disfrazan de putones berbeneros, aunque no lo entiendo. Respeto que paguen mucho (demasiado) dinero por ir a una fiesta llena de desconocidos cuando se la podrían montar en casa por mucho menos y con todos los colegas, aunque no lo entiendo.

Lo que no puedo respetar de ninguna forma, y bajo ninguna circunstancia es que alguien sea capaz de perder la dignidad para asistir a uno de esos actos, y eso es lo que hace la gente cuando va. Me refiero a esto:


¿No os parece repugnante? Si, ya sé que está en catalán, pero creo que sois lo bastante espabilados como para deducir lo qu epone o traducirlo con Google, coño, lo que importa es lo que pone.

Analicémoslo punto por punto:

  1. Para empezar, te piden, prácticamente, que entres con el DNI en la boca, como en la puta dictadura. ¿qué quieren controlar exactamente? ¿Tus antecedentes?

  2. No puedes tener menos de 18. Bueno, vale, de acuerdo hasta cierto punto.

  3. Los hombres tienen que llevar traje y corbata y las mujeres vestido de fiesta. Aquí ya empezamos a tocar la moral. A ver, te están diciendo cómo te tienes que vestir. ¿Y si soy un travesti? ¿Cómo tengo que ir? ¿Con vestido y corbata? ¿Con traje y tacones? Esto es una aberración sexista y propia de hijos de puta.

  4. No se puede llevar ropa deportiva. Bueno, pera empezar, esta norma es muy tonta, ya que la anterior dejaba claro que había que ir con traje o vestido, pero bueno, deben creer que la gente es tan estúpida como ellos (los que hayan asistido seguramente lo son). Pero estamos otra vez con que nos dicen cómo tenemos que vestirnos.

  5. Si tienes un tatuaje, escóndelo, están prohibidos. Eso no es algo que se pueda evitar, es decir, si lo tienes lo tienes, y punto, y les va a sudar la polla que toda la puta ciudad vaya, que tus amigos estén allí, que tu hermano gemelo perdido al que no conoces esté allí, que si en algún momento de tu vid decidistes que lo mejor era tatuarte la piel, no entrarás, aunque sea de muy buen gusto.

  6. Las personas rapadas al cero no pueden entrar. No puedes llevar el corte de pelo que quieras, tienes que llevar el que ellos te digan, y si resulta que has tenido una infección en la cabeza y te has tenido que afeitar el pelo, no vas a poder entrar, si eres uno de esos calvos que creen que rapándose al cero no se nota que lo son, no podrás entrar. Porque no es de buen gusto ir por el mundo enseñando el cuero cabelludo.

  7. No puedes entrar comida ni bebida del exterior. No lo encuentro bien, pero sería muy estúpido llevarte la comida o la bebida de casa después de pagar 100€ (o lo que coño se pague).

  8. No se puede entrar disfrazado ni llevar complementos que alteren el orden. A ver, si nunca llevas traje y para ir allí si que te lo ponen, creo que ya vas disfrazado, así que no tendrían que dejar entrar al 85% de los asistentes, y si ellas se visten como furcias sobremaquilladas, digo yo que tampoco. Lo de los complementos que puedan alterar el orden... ¿A qué se refieren? ¿A una pistola? ¿A una granada de mano? ¿O a según que corbatas horribles que se ven por ahí? Menuda gilipollez.

  9. Tienes que tener un mínimo de higiene. No hay problema, ésta creo que tendría que ser extensible al autobús.

  10. No se pueden entrar mascotas a no ser que seas ciego. Vale, deja el perro en casa, estoy de acuerdo.
Estas son las normas que tienes que cumplir para entrar en una fiesta por la que ya has pagado, y si no entras, no te devuelven la pasta, of course. Pedí a un colega que iba a ir que me pasara una copia del papelito éste que dan con la entrada porque ya había oído hablar de él. Años atrás prohibía la entrada a los hombres con el pelo largo o a las mujeres que fueran sin tacones.

No sé que opinaréis de todo esto, pero yo creo que es patético que la gente se rebaje de esta forma ante una organización que no hace sinó despreciarlos con un montón de exigencias idiotas.

¡Gilipollas! Os están diciendo, no, ordenando cómo os tenéis que vestir, cómo os tenéis que peinar, cómo tenéis que tratar vuestro cuerpo, os están privando de vuestro anonimato, y os dicen que si no les hacéis caso, no podréis entrar en el paraíso que tiene montado ahí dentro.

Así es como funciona la sociedad. Desde los medios de comunicación nos dicen cómo tenemos que vestir, opinar, en qué tenemos que creer, cómo tenemos que comportarnos, porque sinó no podemos entrar en el círculo mágico que conforma la clase de gente de bien. No seremos personas respetables, no seremos productivos. En definitiva, no seremos como ellos.

Bien, si este es el precio que hay que pagar para no ser como ellos, lo acepto gustoso, rehazo esta sociedad. Porque vivimos rodeados de gente que cree que es bueno ir a sitios así, que se siente satisfecha cuando entra en un lugar en el que le lavan el cerebro nada más entrar. Ellos ordenan y nosotros aceptamos, no hay más, funciona así, y yo ya estoy hasta los cojones de ver como esta ruina que llamamos país, que llamamos humanidad se rinde ante los deseos de un montón de garrulos que controlan nuestro destino. Estoy harto de ver como los jóvenes nos arrodillamos para lamerle las pelotas al sistema una y otra vez para no recibier nada a cambio. Estoy harto de ver como las mujeres se las dan de feministas mientras aceptan ser tratadas como objetos y como moneda de cambio en los granes eventos sociales a los que acuden. Estoy harto.

Si por mí fuera, sitios como ese estallarian por los aires. Llenos de gente sumisa y sin voluntad. Llena de líderes. Llena de basura. Sería un buen espectáculo.

8 comentarios:

Neerai dijo...

Estoy pensando una cosa en cuanto a lo de raparse al cero...


¿Si viene un Teniente Coronel del Ejército de Tierra con su señora esposa, tampoco le van a dejar entrar?

Me parece DE VERGÜENZA que a estas alturas de la vida todavía existan los prejuicios en cuanto a la ropa. Flipo en colores.

Álex Esteve dijo...

Esto me recuerda a la gente que si sale y no se emborracha parece que no se haya divertido.

Nos comportamos tanto como borregos en todo (hasta en cosas qeu no nos damos al cuenta normalmente) que da asco.

Cuidate

PrrrK_03 dijo...

El día que vaya allí el típico crítico gastronómico medio rarete, con tatuajes y/o pelo rapado (of course), se les va arruinar el negocio y yo me reiré como un puto crío (y todos los presentes también, supongo)

Guybrush dijo...

No dejar pasar a tías que no lleven tacones debe ser la CUMBRE de la tontería.

David Martinez dijo...

vaya tela de fiesta no?

alli solo van los seres clónicos que tanto odiamos los raperos, heavys o cualquier persona que huya de toda esa mierda.

Yo al final pienso que lo hacen simplemente porque se ven mas seguros estando entre gente exactamente igual, es como cuando ponen uniforme en el colegio para evitar que las diferencias en la ropa haga que los niños se excluyan entre ellos. Igualito.

Goku_Junior dijo...

Un poco gilipollez si que son las exigencias, pero claro, al igual que ellos tienen derecho a dejar entrar a quien les de la gana tu tienes el derecho de mandarles a tomar por culo :).

Nimendil dijo...

La cosa es, si cumples una característica de la lista, y esa gente no quiere dejarte entrar en su fiesta, ¿para que querrías entrar tú? Nunca le he visto la gracia a estar en un sitio de gente que no es como tú y que no quiere ser como tú.

Lograi el Luciérnago dijo...

¡ÉPICO!
Aquí en mi ciudad, un año por nochevieja, un hotel sólo dejaba entrar a la fiesta a "parejas o chicas solas"...
Que tú piensas que algún motivo tendrán... Pero no le encuentras el sentido.