lunes, 1 de marzo de 2010

ESTA JUVENTUD DE HOY DÍA NO SABE LIGAR NI SABE NÁ (1)

Esta semana salí dos veces: El jueves, porque tenía cena de clase, y aunque los pijos de mis compañeros se fueron a un lugar llamado Excess (del que os hablaré algún día en memorias punk, porque tiene tela la cosa) al que yo no podría entrar ni con traje y corbata, un compañero y yo nos quedamos en la Boite (de la que os hablé brevemente ell otro día), que estaba más cerca y no había tanta chusma.

La cuestión es que en algún momento de la noche me encontré con un colega al que veo muy poco, pero que cuando lo veo me alegra la noche. No voy a desvelar su nombre, aunque se va a reconocer fijo, porque lo primero que me dijo cuando me vió es que lee mi blog (le pareció necesario compartir esa información conmigo, qué queréis que os diga...). El asunto es que nos quedamos él y yo en la pista de baile. Yo no bailo. Es una imposibilidad genética, sólo pogo y desde pequeñito, preguntadle a quién queráis, pero me encontraba allí enmedio sin saber que hacer, y mi amigo no paraba de repetirme que nos acercáramos a las muchachas que rondaban por ahí (y ojo, que se dice que en mi ciudad están las tías más buenas del país y yo diría que es verdad, la cual cosa hace el ligoteo más complicado si cabe, aunque en muchos casos son unas auténticas zorras (me asombra a mí mismo lo zorras que son algunas, aunque eso no tenga nada de malo)), así que me ofrecí como carabina. Me gusta ayudar a la gente y en ese momento estaba desocupado, así que...

Pero no hubo manera. La gente tiene tan poca confianza en sí misma que no se atreve ni a increpar a mujeres desconocidas con notables atributos físicos con el objetivo de mantener relaciones sexuales con ellas (vamos, lo que entendemos los tíos por ligar). Así que no hubo forma, no nos comimos un rosco, pero yo me quedé con la espinita clavada, porque yo no paraba de tocar el hombro de las muchachas y hablarles de mi amigo y éste se rajaba todo el rato (me dejaste mal, cabrón, esta te la guardo).

Pero el plato fuerte vino el viernes, que tocaba Malos Vicios en la Boite (again), concierto del que debo decir que fué una puta mierda porque se les fué de las manos cuando la gente empezó a subirse al escenario y a robarle el micro al cantante. El batería se fué enfadado, no tocaron las canciones buenas... Un desastre, aunque al menos nos llevamos el CD con la entrada, cosa que está muy bien.

En fin, que como vi que un colega mío rondaba por ahí y pertenecía a lo que yo llamo "El grupo de los artistas" por ser mis compañeros en el bachillerato artístico y el ciclo de ilustración y hacía años que no lo veía, llamé a mi colega Iván (el cual tiene una pasión por el odio aún mayor que la mía y del que os hablaré en profundidad otro día que no sea hoy) para que viniera a verle y así tomábamos un cubata en honor de los viejos tiempos. Además, otrora encontré un astronauta de juguete clavado a mi colega y se lo queríamos enseñar (os juro que el parecido es asombrosisisisísimo, tanto que cuando lo ví por primera vez llamé a mi colega para preguntarle si estaba bien, no fuera que se hubiera convertido en muñeco(100% verídico)), así que Iván, que se había quedado sobado viendo una película sobre un tipo con síndome de down que se tocaba por las noches (o eso me dijo él) bajó a vernos (vive al lado).

Cuando Arnau se fué, Iván ya llevaba dos cubatas, y cayeron tres más, así que creí que, como se iba a dejar hacer de todo, iba a conseguir que ligase, y voluntad no le faltó, aunque es más inútil que una comba inalámbrica.

Le dije que a ver cómo lo quería hacer, que él es más experto en estos temas porque se ve en la necesidad cada semana, así que nos dispusimos a seguir su plan. Ojo al dato, porque su plan consistía en preguntarles a unas chicas si querían tocarnos el culo, que estábamos haciendo un concurso y queríamos que votaran. Las dos primeras se negaron del todo. Fracaso absoluto. Así que decidí tomar yo las riendas del asunto y dirigirme a una muchacha con una camiseta de luchadores mexicanos en la que Iván se había fijado antes. Me dirigí a ella y le dije que mi colega y yo nos habíamos fijado en la camiseta, que nos dejara ver si estaba la de Huracán Ramirez (la que suelo llevar yo). Habíamos establecido contacto verbal y visual (muy visual, porque la teníamos delantenuestro sacando pecho para enseñarnos la camiseta. Pero Iván, que es retrasado mental soltó de repente: "Estamos haciendo un concurso de culos y...". La cagamos. La tía se volvió reticente a dirigirnos la palabra (por razones obvias) e Iván continuó con otra pava de la barra (que estaba con un tío) con el tema este de los culos.

A base de insistir (él), yo estaba intentando mantener la atención de la chica de la camiseta, que se había quedado mirando a Iván esperando continuar con la conversación, aunque este la huvbiera dado por perdida desde el principio, pero finalmente se fué (pues claro que se fué). En fin, que la pesadez de Iván lo único que nos consiguió es que el pavo nos metiera mano de tal forma que vamos a quedar marcados para siempre. Iván dice que a él le metió el dedo, y yo tuve que pegar un salto adelante porque hubiera concurrido en adulterio de haber parmanecido un segundo más en esa situación...

Oh, vaya... Se nos ha acabado el tiempo por hoy. Mañana continuaré con este relato. Ya no le queda mucho y aprovecharé para daron unos consejos a los jóvenes de hoy, que sois unos inútiles...

¡Hasta mañana, frikis flambeareptiles!!

8 comentarios:

Álex Esteve dijo...

Ese amigo del que no ibas a decir el nombre, se llama Arnau?

¿Tu no tenias novia? (no es por cotillear, pero la temática del post me ha asaltado la duda)

Por cierto... Si has pasado últimamente por mi blog habràs visto que no he escrito nada desde hace más de una semana. Y es que no se me ocurre nada más que seguir con la serie de post de "¡Plaga de alelaos!" que me quería guardar para más adelante... ¿Me das algún consejo? U..u

Ta luego

Sònia dijo...

¡Y tiene novia!
Es tan cabrón que liga con otras tías estando yo en el mismo sitio, a sólo unos metros de él... ¡Imagiiiiiina!

Álex Esteve dijo...

Oh, sabía que era un indeseable, pero no tanto xD

Ximi dijo...

Si, en efecto, Alex, se llama Arnau. Es que acaso conoces al gran Arnau "el Psicólogo"? POrque sinó no me lo explico... ¿Tendré un topo? En fin...

En efecto, tengo novia, pero eso no me pasarmelo bien rompiendo corazones (además, todo hay que decirlo, se divierte mucho viendo como hacemos el ridículo y cuando llegamos con cara de "Sólo hemos conseguido que un tío nos meta mano" ella puso cara de "Los últimos seis años han merecido la pena sólo por ver este glorioso momento", así que...

Y sobre tu blog, pues no sé, a veces cuesta encontrar temas, pero eso no te tiene que impedir escribir. Lo que tienes que hacer el implanterte unas normas (la mía es postear dos veces al día de lunes a viernes) y así seguro que sale algo... Si no tengo ideas, hablo de música o de cine...

Fíjate en las noticias o haz dibujos, que creo recordar que te creías que sabías...

Y Sònia, hija, te me pongas en plan destroyer que me espantas a los nuevos...

Álex Esteve dijo...

No conozco a Arnau pero has dicho que no dirías su nombre y luego se te ha colado en medio del texto (o es que querías ver si estabamos atentos)

El problema es que si no se sobre que escribir simplemente no sale nada. Te tendré que hacer caso y leer más.

Por cierto, lo de los dibujos me lo tomaré como un cumplido xD (Ya es mucho que recuerdes que intento dibujar)

Ximi dijo...

Perdón, el amigo de la primera anécdota no se llama Arnau, me he colado. Arnau es el astronauta.

Lograi el Luciérnago dijo...

¿Arnau es el de la camiseta de Kiss? Porque se parece levemente a un Arnau que conozco...

Ximi dijo...

Nope, el de la camiseta KISS es Iván. Un autorretrete, de hecho.