miércoles, 10 de marzo de 2010

SEMANA DE LA MUJER: ODIO! PARIDAD

Mucho se ha hablado en los últimos tiempos del tema este de la paridad, frikis roecinceles, y debo decir que creo que es una de las cosas más estúpidas que he oído jamás.

Reflaxionando un poco, enseguida se llega a la conclusión que el asunto de la paridad es más contraproducente que otra cosa. ¿50% de mujeres? Menuda estupidez.

Para empezar, son muchísimos más los hombres que se dedican a la política que las mujeres que han escogido esta profesión (si se le puede llamar así), así que es pura lógica creer que existirá un mayor porcentaje de hombres en los cargos... Pero pasemos de números y vayamos a la parte ideológica del tema:

¿Recordáis los libros que os mandaban leer en la escuela? Yo los odiaba. Era un niño al que le encantaba leer, siempre estaba leyendo algo, pero cuando me obligaban a leerme uno en concreto no me gustaba, por bueno que fuese.

El ser humano no está hecho para obedecer de forma explícita. A ver, nos pasamos el día obedeciendo, pero sin darnos cuenta, en cuanto nos ordenan que hagamos algo nos rebotamos, aunque sea totalmente lógico y de sentido común, porque nos gusta crear la ilusión de que llevamos las riendas de nuestra existencia, aunque sea algo falaz. Así pues, ¿cómo cojones esperan que nos tomemos a buenas una imposición de ese calibre? Es imposible que funcione bien y desde luego es muy improbable que cuaje entre la gente, y mucho menos entre los profesionales del campo.

Por otra parte, la idea principal de esta medida es la de crear igualdad. Vamos a ver, lo que de verdad molaría es que se creara igualdad de sueldos, igualdad de oportunidades, igualdad de opinión, no una puta igualdad numérica qu eno beneficia a nadie.

S pones allí a x mujeres que en circunstancias normales no hubieran estado, estás creando una discriminación positiva (yo no creo que lo sea, pero así se llama) muy contraproducente, ya que el día que realmente exista una igualdad entre sexos (el dudoso día) no nos vamos a enterar de si hay igualdad o sigue siendo cosa de la igualdad.

Además, ya sabéis lo que opino, no hay que dar ninguna importancia al sexo, es algo irrelevante, y en el momento en que partes la sala por la mitad y cuentas a los chicos y a las chicas estás, de alguna forma, creando bandos, algo que, en principio, se tendría que evitar en medida de lo posible.

Creo que la gente tiene que llegar al lugar que le corresponde por sus propios méritos, no por una ley. Esta ley no garantiza que no vayan a quitar a un hombre totalmente válido para que sea sustitudo por una mujer inútil (aunque suelen ser todos bastante inútiles, tanto ellos como ellas). Ni garantiza que no vayan a quitar a una mujer consecuente por un hombre estúpido. Por eso no puede funcionar, porque limita la libertad de elegir a aquellos que queremos que nos representen.

Las leyes estas de "por cojones..." y "tiene que ser así..." me tocan nucho las pelotas, son contraproducentes y no llevan a ningún sitio. Sólo sirven de adorno para que el político de turno se cubra de gloria pareciendo progre y feminista, cuando lo que realmente es es un déspota que no confía en que el pueblo hará lo correcto.

Yo no digo que no haya excesiva escasez de mujeres en ciertos campos profesionales, y estoy seguro de que hay motivos no empíricos para ello. La discriminación sexual en el trabajo es algo tristemente común en este país, pero no podemos poner nuestro futuro (ni el de nadie) en manos de las estadísticas, porque si empezamos así, en diez años, el 50% tendrán que ser negros, el 50% tendrán que ser minusváidos, y así seguiríamos hasta el ataque de risa definitivo que acabaría con nuestras vidas y las de todo este puto país.

4 comentarios:

Álex Esteve dijo...

Esta es la política de la mediocridad donde uno llega a los sitios porque toca y no porque se lo merece.

Se creen que dar igualdad de oportunidades es dejar que cualquiera pueda conseguir lo que quiera.

Goku_Junior dijo...

Es una ley basante chorra y tonta, pero bueno, mientras elijan a gente capacitada para el trabajo estará bien.

Peter Parker dijo...

Totalmente de acuerdo. Si alguien tiene que acceder a un puesto, tiene que ser porque lo merece, no porque sea de un sexo u otro.

Ahora, imaginaos lo mismo con la raza: tiene que haber un determinado porcentaje de mujeres y hombres negros, otros blancos, otros orientales, otros latinos... O por edades. O con lo que sea.

¿Es que nos hemos vuelto locos? Igualdad de oportunidades es lo que tiene que haber, y menos tonterías, que al final lo que hacen es discriminar.

Lograi el Luciérnago dijo...

La discriminación positiva es una de las mayores polleces de la historia de la humanidad...