viernes, 23 de abril de 2010

MEMORIAS PUNK 2: MI YO DE ANTES (1)

Bueno, muchachos, esta semana ha sido caótica y desenfrenada (lo que pasa es que esto último no lo habéis notado), así que hoy voy a sudar un poco de currármelo (para no perder la costumbre) y lo que voy a poner es un poco de contenido autocomplaciente, vamos, onanismo extreme.

He encontrado un montón de fotos de mis años mozos, cuando la vida era más fácil y menos crispante, cuando lo que me movía era un sano odio antisistema mucho más rebajado y mi yo interior era mucho menos pragmático y alegre... Una joya de persona, vamos, sin preocupaciones, mis obligaciones no iban más allá de la mera diversión y el resto (por degracia para mi yo actual) me las pasaba por el forro de los cojones.

Lo que voy a hacer es poneros algunas fotos de mi época más divertida y en la que me lo pasé mejor y os las voy a comentar brevemente. Si, ya sé que no os interesa una puta mierda, pero mi ego necesita un empujón, y qué mejor que un reportaje sobre uno mismo para levantarse la moral... Bueno... Quizás la adquisición de superpoderes sería mejor, pero miradlo por el lado positivo, si tuviera superpoderes no perdería el tiempo como un monger escribiendo en esta mierda de blog...

Ese soy yo plantando una tienda de campaña
el día que me robaron la empanada gallega
y pegué a un gilipollas que iba a potar en mi tienda...

Aquí estoy, todavía intentando montar la dichosa tienda...

Éste soy yo en un concierto del Padre Jony (me llevé la baqueta)

Un concierto de nosequién (que gran grupo)

Preparéndome para ir a algún lado (seguramente a la playa)

Yo en la playa (cuando aún existían
pantalones que me fueran grandes)

Arremangao para pescar (o algo,
seguramente bajo la supervisión de Sònia)

Yo de resaca

¡Mirad como brillaba mi máscara! Y os juro que
debajo hay un antisistema que estaba engordando...
...de forma alarmante...


Y finalmente, éste soy yo, con doce añitos
y mi primera cresta, pintada de colores,
luciéndola en Venecia en la calma de
un paseo en góndola... ¿No era adorable?
Lo que me preguntó mi profesora cuando
me vió de esta guisa fué si lo próximo
que iba a hacer sería atracar un banco...
Qué recuerdos...


Y eso es todo, frikis lubricanueces, espero que os haya sudado mucho la polla y que ni siquiera os hayáis molestado en leer esta mierda. Nos vemos la semana que viene con más, pero no mejor, porque es imposible, aquí, en el Intermedio...

Ah, una cosa se me olvidaba, el domingo estrenamos sección chorra, así que ya estáis aquí viendo lo que os ponga y adorándome hasta el extremo de cubriros el torso de explosivos y matar un montón de seres humanos inocentes en mi nombre, pues esta es mi voluntad. Ah, y ni se os ocurra comer cerdo (si, eso es muy importante...).

2 comentarios:

Lograi el Luciérnago dijo...

Pues qué putada lo del cerdo... Este fin de semana no he cenado nada que no fuera bacon...

PrrrK_03 dijo...

Ay la dronja... hace que cualquiera se ponga como el pelusa...