miércoles, 14 de abril de 2010

MEMORIAS PUNK 2: OKUPANDO QUE ES GERUNDIO

Saludos, frikis salibatroncos, hoy, en esta nueva entrega de Memorias Punk 2, os voy a contar la historia de aquella vez que quise okupar una casa. Vamos allá:



Corría el año 2006 o 2007 (no lo sé seguro) y en el grupo de amigos teníamos muchas inquietudes. Éramos jóvenes, impulsivos, llenos de vitalidad y lo más importante: teníamos mucho tiempo libre, así que decidimos okupar una casa que estaba abandonada. La intención no era vivir allí, la idea era montar un casal okupado para hacer talleres gratuitos para la gente del barrio (manualidades, arte, clases de catalán...) y hacer un poco de ruido y tocar la moral (eso lo conseguimos más tarde, con la fundación del Partido Anarkoburgués, pero no toca ahora), así que os pusimos a la faena. El encontramos una casa que llevaba años deshabitada y que parecía maja, era de dos pisos y tenía la entrada oculta, así que un día nos reunimos y decidimos ir a mirar. Tras una noche de inspección parecía que allí no había nadie viviendo de estrangis ni nada, así que nos pusimos deacuerdo y un par de noches después estábamos allí con unos martillos para tirar los muros que tapaban la puerta.


Fotos de la casa en cuestión

Fué una noche muy larga y cansada y acabamos hechos mierda, pero conseguimos entrar por el segundo piso trepando un poco y rebentando la puerta (no veas si costó, que teníamos que golpear por turnos), así que nos pusimos a investigar por dentro (a ver cómo estaba la cosa y si era habitable). El estado higiénico era deplorable, pero la casa era una cucada, sólo vimos el primer piso y en él encontramos muchas cosas, como ratas muertas (con cosas brillantes que les salían de dentro), much polvo y mierda de pájaro acumulada, pero hubo algo que nos llamó la atención: estaba llena de cosas.

Atención al detalle de la rata (lo vimos luego)

Al parecer los antiguos dueños debieron fallecer o marchar corriendo, porque los muebles, libros cuadros... todo estaba allí em más o menos buen estado. Había muchos juguetes y una mesa antigua preciosa, además de multitud de libros que tenía ganas de revisar.

Pero ya era tarde, debían ser como las 5 de la madrugada y pronto se despertarían los vecinos y lo último que queríamos era acabar en el trullo por semejante estupidez, así que nos fuimos a casa y quedamos en volver para ver el primer piso y empezar a limpiar dentro de dos días.

Al cabo un tiempo llegamos de nuevo, con fuerzas renovadas y muchas ganas de hacer cosas, incluso nos habíamos informado de cómo pinchar la luz y el agua para poder funcionar como dios manda y habíamos ido al ayuntamiento de la ciudad a informarnos de cómo hay que hacer estas cosas y a ver los papeles de la casa (para que sea legal y lícito tiene que estar abandonada y no tener propietario), una vez nos asegurábamos de que no cometíamos ningún delito seguimos adelante. Llegamos a la casa y nos quedamos tan perplejos que aún lo flipamos ahora:


La casa había desaparecido.

Preguntando y leyendo la prensa nos enteramos de que había ardido hasta los cimientos el día siguiente al que estuvimos allí ¿casualidad Yo creo que no. A día de hoy se me ocurren sólo dos explicaciones posibles:

1- Tuvimos muy mala suerte al elegir la casa y muy buena suerte al estar fuera de ella cuando empezó a arder.

2- El que fuera que quería recalificar el terreno aprovechó al ver que había entrado alguien y la quemó para poder comprar el solar a precio de mierda.

Los titulares decían que se habían visto merodeadore y encapuchados la noche anterior. Hoy allí hay un bloque de pisos. A mí lo qu eme jodió es que no pude chafardear tanto como hubiera querido los cajones de esa casa cerrada durante más de veinte años.


Y esta es, amigos, la historia de cuando, llenos de inocencia decidimos ser antisistema y sin querer acabamos beneficiando a un tipejo rico y despreciable quequería más dinero. Evidentemente, nuestra aventura okupa terminó aquí, y aún hoy estoy desanimado.

Como podéis ver, he recuperado fotos de la ocasión, y he encontrado algunas más que puede que os vaya poniendo de vez en cuando.

Hasta mañana, frikis infectos, que durmáis bien y no me toquéis los cojones, que me he puesto nostálgico y me he deprimido un poco. ¡Agur!

No hay comentarios: