martes, 15 de junio de 2010

ODIO: UN POCO DE TODO




Muy buenas, frikis reculatrepas, me voy a tomar un descanso de todo y voy a escribir un ratico , a ver si me relajo, que me ha salido un tic la hostia de incómodo en el ojo derecho que no me deja ni vivir, así que sólo por hoy, revoco los servicios mínimos... Por cierto, acompaña la canción "Calienta el odio", de la Polla.

Parece ser que los sindicatos por fin han decidido convocar una huelga general. tarde, a mi parecer, pero mejor ahora que nunca, en todo caso.

Es curioso ver como esta gente sólo se mueve cuando se le toca lo suyo. No me explico que cuando hubo el tsunami de EREs, cuando se cerraron empresas, cuando el gobierno inyectó dinero a los bancos (que seguían teniendo beneficios) no se hiciera nada, pero en cuanto se toman medidas que afectan a los funcionarios de forma negativa, la situación llega al límite y hay que alzarse y luchar.

No me malinterpretéis, estoy totalmente en contra de lo que Zapatitos ha hecho a los funcionarios, bajar el sueldo es algo que no debería hacérsele a nadie salvo a los que cobra sueldos de 5.000 € mensuales para arriba y congelar sueldos es una medida que sólo favorece al patrón. También ha quitado ayudas sociales, pensiones, ha limitado la ley de dependencia... Y no dudéis de que va a acabar abaratando el despido... El puto líder socialista de los huevos. Los supuestos rojos están tomando medidas que avergonzarían al mismo Mussolini, y tan campantes, con el puño en alto defendiendo a los pobres.

No entiendo como el pueblo (si, nosotros, vagos de mierda) no se rebota ante medidas que sólo benefician a los ricos, cuando son minoría (¿No éramos una democracia? Pues la mayoría está hambrienta), cuando se crean nuevos cargos políticos, cuando estamos manteniendo un ministerio que se dedica a algo tan banal e innecesario como los deportes. ¿Sabéis cuanto NOS va a tocar pagar a los españoles (ateos o no) para que venga el puto Papa a hacer el imbécil con su varita mágica? ¡Más de 25.000.000€! Esto si que es inadmisible, mientras la gente pasa hambre, pagamos un cache que ni la puta Madonna para que venga un anciano a decirnos que los gays son enfermos, que no usemos protección en nuestras relaciones sexuales, que no abortemos aunque una niña de 12 años se haya quedado embarazada tras una violación, que no paliemos el dolor de aquellos que sufren, pero sobre todo que seamos generosos con los más pobres. Tócate los huevos. En eso se va NUESTRO dinero, hayamos marcado o no, la casilla de la declaración de la renta para que regalen dinero a la iglesia.

Por otra parte, vamos a despilfarrar la pasta para nutrir a unos analfabetos con pretensiones que dicen que su oficio es jugar a fútbol... ¡Si yo lo hacía gratis a la hora del recreo! Qué imbécil fui, podría haber pedido millones por jugar... Por que claro, llega el mundial, los angelitos cantan, las nubes se levantan y a mí me toca los cojones de sobremanera que sólo haya un tema en este país. Sentimos auténtica devoción por unos tipos que probablemente no tengan ni la ESO, idolatráis a una gente que cobra en un mes más de lo que cualquiera de nosotros llegaremos a ver en la vida, ¿y todo por qué? Por que juegan al fútbol, y no hay más, y somos tan simples que los medios nos han convencido de que es importante cuando realmente no es más que un puto entretenimiento.

Cuando hablan de gente relacionada con el mundo este de los idiotas y pregunto algo (por que no tengo ni puta idea) se me mira con cara de "Por dios, qué ignorante de mierda", sé que si ellos me preguntaran algo sobre el Bloodbowl no los trataría de ignorantes, pero la TV es al nueva Inquisición: te dice que pensar, que hacer, que vestir, que opinar, en qué creer. Y la nueva religión es el fútbol, las estrellas que nos gustaría ser pero que nunca seremos.

Esta gente NO aporta NADA a nuestra vida, ¡NADA! Y los tratamos como dioses.

Bueno, los tratan, que por lo que a mí respecta, el único crimen que he cometido es alegrarme cuando pierde el Barça o la selección para que no me toquen los cojones los putos hooligans con sus bocinas y sus petardos. menuda panda de garrulos dirigidos...

Y habrán elecciones dentro de poco y ganará el PP (que llegados a este punto ya no sé que es peor, yo me voy a hacer militante de la Falange) y saldremos de la crisis, y se van a llevar los laureles por salvarnos de algo que ELLOS había provocado. Y van a criticar al antiguo gobierno, y la van a cagar aún más.

Os juro que si pudiera metía un bombazo que nos íbamos todos al otro barrio.

No sé si recordáis la serie Becker, claro antecedente de House del que nunca se ha dicho gran cosa pero que estuvo en antena durante seis temporadas. Pues bien, John Becker, gran filósofo dijo en el episodio 10 de la 1ª temporada (creo recordar): "Sólo pido que me dejen cargarme a seis idiotas cada día, haría del mundo un lugar mejor, me los cargaría antes del café y aún tendría todo un día entero para aguantas a otros idiotas".

Cuanta razón tenía ese cascarrabias...

Nos vemos mañana, con la morralla a la que os tengo acostumbrados durante estos días, y un día de estos os voy a explicar como está la situación de cara a las próximas semanas. ¡Que os den, hijos de puta!

3 comentarios:

PrrrK_03 dijo...

Comentaría algo, pero pa' qué? Ya has dicho todo lo que había que decir y cómo había que decirlo. Puto papa, putos políticos y puta selección.

Lomlucagua dijo...

Todos son unos putos, está claro.

El hipócrita papa, los políticos chupatintas sin principios y con mucha jeta y el mundial con todos esos chupatintas que cobran más que toda mi familia en muchos años -.-

dentro de poco el pueblo pedirá sangre, que pena, no me apetecía vivir ninguna guerra.

Lograi el Luciérnago dijo...

Respecto a lo de las elecciones, yo lo tengo claro: Pienso votar a uno de esos grupillos políticos de fumetas. Porque, para que ganen los de siempre y estemos siempre en la misma mierda... conmigo que no cuenten.