martes, 14 de septiembre de 2010

CLASES DE PROTOCOLO DE TITO XIMI: LA VUELTA AL COLE

El Blog de Ximi no se hace responsable de las opiniones vertidas por este sucedáneo de humano que se llama a sí mismo persona. Les recordamos que el estado mental del señor Ximi es muy delicado y que de no ser por una fuerte medicación a base de opiáceos, anfetaminas, extracto de ácido lisérgico y THC su mente se corrompería del todo y mataría a todo ser vivo que se encontrara en ese momento en el planeta y/o la galaxia. Permitidle estas gilipolleces y os ahorraréis disgustos.

Muy buenas, frikis lustrabastardos, ya tenía escrito medio post sobre lo odioso que es el sistema escolar, pero analizándolo fríamente, he visto que es perfecto y que no se ha de cambiar nada, así que he optado por lo fácil y he decidido que hoy vais a aprender cinco cosas básicas que debéis saber para vuestro regreso al cole (sé que la mayoría de vosotros está repitiendo tercero de básica), prestad atención y lograréis ser la estrella de vuestra clase este curso:
  1. Es muy importante caer bien desde el principio a todo el mundo (TODO EL MUNDO), así que lo primero que tenéis que hacer es ser tan pelotas como podáis, todo el mundo tiene razón para vosotros, la mochila de todo el mundo es fantástica, los peinados de todo el mundo son espectaculares, todo el mundo es guapísimo. En caso de que haya una pelea, os tenéis que poner de parte de los dos evitando que se peguen entre ellos o ellas y convenciéndoles para que aunen fuerzas y os den la paliza a vosotros, conseguiréis ser el centro de atención y todo el mundo hará un corro para verlo.

  2. Ahora ya sois amigos de todo el mundo, lo que tenéis que hacer a continuación es convertirlo en vuestros siervos ¿Cómo? Muy facil, lo primero es ir metiendo mensajes subliminales en todo lo que decís, por ejemplo: "Si, creo que aunque tenga 25 años, Super Mario sigue siendo una puta mierda, aunque yo me lo he petado en la versión japonesa en tres coma siete segundos porque soy el mejor en todo lo que hago y vosotros deberíais estar lamiéndome las pelotas, imbéciles de mierda"... Así, sutil y sin darle importancia. Conseguiréis que poco a poco el concepto que se tiene sobre vosotros sea cada vez mejor.

  3. Si habéis seguido al pie de la letra los dos pasos anteriores ahora ya os admira y os conoce todo el mundo (no necesariamente por este orden), ahora debéis posicionaros como líderes del grupo, para ello vamos a optar por el clásico abuso del pardillo. El chaval ese que fue el único que os hice buena cara cuando llegasteis al nuevo centro y no conocíais a nadie, os dio una mano amiga y os propuso ayudaros en todo lo que necesitabais es el blanco perfecto para vuestro maltrato académico, así que lo primero que vais a hacer es un comentario sobre su aspecto físico tal que así: "Eh, gilipollas, das mas asco que la polla de Rasputín, y esta lleva siglos en formol, eres más virgen que la Pilarica, tienes más granos que la paella de los anuncios de Fairy, hueles peor que el culo de un troll muerto, estás más gordo que John Goodman de buen año, eres más feo que Ángel Cristo con lepra...". Y así hasta hacerle llorar. Una vez lo hayáis conseguido, el siguiente paso es la agresión física, podéis pellizcarle los pezones, romperle las gafas, quemarle el pelo, estirarle de los calzoncillos o pasar directamente a la paliza skin. Así la gente os seguirá, centrará su desprecio hacia el pringado que hayáis elegido y sólo le quedará amor, amor que debéis hacer vuestro siguiendo el paso nº 4.

  4. El joven medio piensa en sexo una vez cada siete segundos, así que la mejor forma de ganarse el cariño de tus compis de clase es mediante la lujuria. Actualmente ya no está mal visto el fornicio o las relaciones homosexuales, así que, indiscriminadamente, lo que vais a hacer es lamer lo genitales de todos los integrantes de vuestro grupo-clase o si os sentís con suerte y animados los de todo el curso. Podéis seguir un orden aleatorio, aunque yo os recomiendo hacerlo por orden alfabético ya que os podríais dejar a alguien y eso crea rencores. Si sois un poco buenos practicando el sexo oral os habréis ganado el favor de vuestros compañeros, pero si no se os da muy bien el lamer almejas o el chupar salchichas, lo que debéis hacer para compensar el mal trago de vuestros compañeros es ofrecer vuestro cuerpo totalmente inerte para que hagan con él lo que quieran. Recomiendo opiáceos para evitar dolor, humillación y escozores.

  5. Finalmente debéis mantener el liderazgo. Para ello lo más propio es construir a partir de vuestro status social una jerarquía muy clara (recomiendo el uso de organigramas y pirámides) para mantener a salvo vuestros intereses (que si habéis manejado bien se habrán convertido en varios desayunos de pringaos, dinero del almuerzo, así como golosinas, álbumes de cromos, tazos, gogos o la mierda que esté de moda ahora) y los de vuestros allegados. Yo soy partidario de establecer una especie de ejército paramilitar, sólo que sin armas (a no ser que se disponga de ellas) a través de una serie de chivos expiatorios y de tratos con las altas esferas de la escuela, podréis quedar impunes de cualquier mierda que queráis hacer, como los villanos de Wanted: violar a la chica, matar al nerd, hacer que el empollón se suicide por puro desespero... El colegio es vuestro, aprovechadlo para hacer el mal.
Y estos han sido mis consejos de hoy, ahora, id a clase y forjaos una fama, cread un mito, estableced una leyenda, si seguís mi ejemplo, el día de mañana seréis recordados como el más guay del paraguay de vuestra promoción, tanto que ni siquiera os invitarán a las cenas de ex-alumnos por considerarse indignos de estar en vuestra presencia. Yo, al menos, me autoengaño así. ¡Agur, pringaos!

1 comentario:

PrrrK_03 dijo...

Se te ha olvidado comentar que trapichear con drogas es una buena forma de conseguir pasta para el almuerzo, amén de una excelente forma de conseguir un ejército de zombis propio.