domingo, 19 de septiembre de 2010

LABORDETA HA MUERTO, DIOS SALVE AL REPUBLICANO

Hoy, a la 1:00 de la madrugada ha muerto uno de los hombres que más he admirado en mi vida. José Antonio Labordeta ha sido una de las personas más significativas en lo que respecta a mi crecimiento como persona, uno de los personajes más influyentes de la historia reciente, no de este país, sino del mundo.
El valor de Labordeta no ha sido su voz, ni su música, ni siquiera lo han sido sus versos. El valor de Labordeta ha sido su espíritu combativo, su ánimo de lucha y su rebeldía, que ha mantenido hasta el momento de su fallecimiento. Esa actitud ha guiado mis pasos en más de una ocasión. Ha sido el único (que yo sepa) en tener los santos cojones de plantarse delante de las autoridades políticas de este país y decir que ya estaba hasta las pelotas de que siempre chuparan los mismos. Tuvo las narices de escribir un libro criticando el estilo de vida que llevó durante ocho años y sobre todo, tuvo los bemoles para cantar lo que creyó conveniente durante la dictadura.

Supongo que lo que más admiro es que nunca pudieron hacerle callar.

Su valor reside también en la forma en que ha inspirado a generaciones enteras de gente que ha seguido sus pasos. Aragón es, hoy por hoy uno de los lugares culturalmente más aceptables del mapa, y esto es, entre otras cosas, gracias a personas como Labordeta, que dedicó su vida a señalarnos el camino que estaba ante nustras narices y a nosotros no nos daba la gana ver.

Por eso y por mil cosas más, a partir de mañana vamos a dedicar los próximos siete días a este hombre sin el cual, yo no hubiera llegado jamás a ser quién soy ni a pensar lo que pienso. Pero eso si, vamos a hacerlo con humor y con sarcasmo, que es como a él le hubiera gustado que le recordáramos.

Por él, alzo hoy mi porrón.

3 comentarios:

NaVaWaReX dijo...

Creo que se ha ido uno de los más grandes de España, un hombre con los huevos bien puestos, con la cabeza muy bien amueblada y que luchaba por lo suyo respetando a los demás.

Una gran pérdida, sin duda :(

Arcangelo dijo...

Me quedo con esa mala leche de Labordeta, esa mala leche auténtica, espontánea y que cualquiera de nosotros siente, lejos de maldades y maquiavelismos. Que sus enseñanzas nos guien, pues.

Sònia dijo...

Por el cantante,
por el escritor,
por el político,
por el viajero,
por el maño,
por la persona:
Labordeta espero que des caña a los fachas ahí arriba.