martes, 26 de octubre de 2010

RESEÑAS DESTRUCTIVAS: THE WALKING DEAD , LA SERIE

Saludos, frikis competelagos, hoy voy a hacer reseña. ¿De qué? Os estaréis preguntando... Bueno, pues si no sois ni retrasados mentales ni analfabetos, leyendo el título del post veréis que voy a hablar del episodio piloto de The walking dead.

Las series americanas es lo que tienen, que son como agua sucia y se tienen que filtrar... Pues bien filtradita, la serie de los muertos vivientes ya está disponible para su visionado casi quince días antes de su emisión programada (5 de noviembre) y estas son mis opiniones:

La gente dice que no se puede juzgar a una persona de buenas a primeras es difícil por no decir imposible. Yo disiento. Yo me creo una primera impresión que, en la mayoría de los casos va a definir el resto de mi relación con esta persona. Evidentemente me puedo equivocar (tengo suficiente capacidad como para hacerlo) y puedo tener fabulosos reencuentros con gente a la que había enviado a tomar por culo desde un principio. Con las series me pasa exactamente lo mismo: Si no me gusta el piloto, difícilmente la voy a seguir viendo (gracias a dios nunca emitieron el piloto original de Big Bang Theory, menuda puta mierda). Se han dado casos en los que me ha pasado lo contrario, como puede ser Smallville o Dexter (series que ahora sigo con fervorosa apatía). Estamos en un punto clave en lo que a la historia de la TV se refiere. Es la era de las buenas series. Series de calidad que hacen que nos enganchemos a la TV (o, como en la mayoría de los casos, al PC) y disfrutemos de horas de entretenimiento que poco tienen que ver con el que podíamos tener hace diez años.

The Walking dead cumple con una serie de requisitos básicos en su piloto que va a hacer que la siga y (espero) la disfrute:

El primer requisito que cumple es que está basada en la que yo creo que es la mejor serie de comics de los últimos... No sé... quince años. A principios de este siglo vivimos un renacimiento de la industria americana, pero hasta que no leí a Kirkman no sabía lo que era buena (algo parecido me sucedió con Ennis) y es que sus comics de zombis son capaces de sorprender a un tío que ya lo ha visto todo. Si la adaptación es mínimamente buena me tendrán en el bolsillo.

El segundo requisito es que no me aburra. Si me aburre en el primer episodio, malo. Cuando alguien me dice "No, es que tienes que verlo a partir del episodio siete de la octava temporada, ahí se anima" yo me cago en sus putos muertos, los de los guionistas y los de su puta madre. Coño, si no sabes hacer series, haz como yo y no las hagas.

El tercer requisito es que tenga unos protagonistas que merezcan la pena. En este caso, Rick Grimes tiene un poco cara de mala hostia pero se puede soportar. Shane, aunque parezca retarded tiene esa barbilla tan distintiva... Y el resto de personajes... Bueno, no los hemos visto demasiado, pero están muy bien escogidos. El error es Lori, interpretada por Sarah Wayne Callies, conocida por su papel de doctora con serios y evidentes problemas mentales y de drogadicción, así como de extraños gustos y apetencias sexuales en Prison Break, y que desentona con el personaje. Os lo muestro mediante una simple comparación:



Bien, las diferencias son claras: Lori tiene el pelo negro, Sarah es castaña, Lori es latina, Sarah es claramente caucásica y finalmente, Lori es guapa y Sarah es rara, deforme y da miedo. Por lo demás, en lo que refiere a especie y género no tengo nada que decir.

Finalmente, el último requisito es que me enganche, y para eso necesita dos condiciones: Que los personajes sean cojonudos (si se adapta mínimamente el cómic seré un hecho) y que la historia ni flojee ni sea trillada (al ser una adaptación eso es difícil que pase, pero si la llevan al mismo ritmo que en los cómics es una batalla que tienen ganada.

El episodio de The walking dead cumple estos cuatro requisitos básicos, así que cuenta con mi beneplácito, de momento. Tengo (supongo que todos tenemos) todas mi expectativas puestas en esta producción. El cómic es una POM y no quiero que me decepcione. Evidentemente vamos atener que arriesgarnos a verla, aunque eso suponga esperar semana a semana, temporada a temporada nuevos episodios, cosa qu eno hacía desde... Desde... Joder, desde Dragon Ball.

Ahora ya lo sabéis, frikis comepenes, The walking dead puede ser una apuesta segura siempre y cuando sus productores jueguen con precaución, cautela e inteligencia (dotes que, por su naturaleza positiva, escasean en los círculos artístico-capitalistas), sus guionistas no se vuelvan imbéciles, Kirkman está ahí para controlar el tema y, siguiendo los planes, se carguen a la tía fea esa que hace de Lori en cuanto salgan de la cárcel. Ah, si, esto de antes era un spoiler. Os jodéis.

Por mi parte, recomiendo el visionado inmediato de esta serie y su correspondiente asimilación en nuestras vidas de adictos de mierda. Eso si, si resulta ser una bazofia, a mí no me cupléis, culpad a dios, o a las mala decisiones, daros a la droga, matad a vuestros padres y, finalmente, suicidáis envueltos en un baño de sangre en la escuela más cercana. A mí no me toquéis los cojones...

1 comentario:

Goku_Junior dijo...

Ahora falta que siga siendo buena en el segundo capítulo, aunque si se supone que ha renovado por una segunda temporada (o eso leí por ahí) es que tiene que ser cojonuda.