jueves, 4 de noviembre de 2010

QUE VIENE EL PAPA!

El Papa, un ser que debiera reszmar bondad y misericordia pos seis de sus cuatro costados, se ha convertido a día de hoy en una especie de historia de terror que se cuenta a los niños para que duerman... Lo más triste es que en este caso, el cuento es cierto.

Este hombre es el líder de una gran empresa multinacional (la corporación más grande del mundo) que ha triunfado vendiendo muy caro el producto más barato del mundo: nada. no hay ningún producto y aún así pueden mantener una red de agente por todo el mundo que evangelizan aquello que se les cruza.

El Papa no sólo es el director de ésta empresa, también es el dictador de un país europeo. Sermoneamos al mundo hablando de Europa y sus maravillas, pero lo cierto es que en el corazón de Italia existe uno de los poquísimos paises teocráticos que quedan (gracias a Dios... bueno, no será gracias a él). El vaticano es un país que no ha firmado el tratado de los derechos humanos. Es un país en el que hay fuertes leyes homófobas y misóginas, es un país en el que todos los poderes reposan sobre un único miembro, en este caso un anciano perteneciente, en sus tiempos, a las juventudes hitlerianas. Es un país dónde no existe el sufragio universal y se eligen a los dictadores mediante el voto del clero. Este país es en realidad una empresa que permite, encubre y disculpa miles de abusos sexuales a menores de edad, que habla del perdón mientras condena a aquellos que han acogido otras fes, a los homosexuales, a los onanistas, a las madres solteras, a los divorciados, a la izquierda....

Este año, el dictador de ése país viene a visitar España, un país en teoría aconfesional. Nos va a costar tres millones de euros a los ciudadanos este año. Y unos cuantos más el año que viene cuando vuelva. El objeto de esta visita no es diplomática, el objetivo es evangelizar y lucrarse con el dinero de ciudadanos, muchos de los cuales ni siquiera respetamos la existencia de organismos como el que representa.

Una gran masa de gente está saliendo a la calle para denunciar esta injusticia y el absurdo de la situación y el gobierno hace caso omiso, como siempre. Si el mundo fuera justo, el año 2002, Estados Unidos hubiera invadido el Vaticano con la ayuda de España, Reino Unido y otros países para derrocar un régimen dictatorial y opresor que posee el arma de destrucción masiva más peligrosa del mundo: la religión.

Aquí una muestra de lo que opino al respecto (El Arte de Ximi):


3 comentarios:

Lomlucagua dijo...

Y así van las cosas...

Peter Parker dijo...

No queda otra que regocijarnos por pagarle la visita turística al tipejo este :(

Sònia dijo...

Tens una falta d'ortografia... jujuju!