jueves, 2 de diciembre de 2010

PROYECTO FALLIDO

Cuando uno tiene un proyecto se ilusiona con él. Además, si es buena idea ya es la hostia. Yo al menos le doy vueltas durante todo el día; tomo notas, apunto ideas, reflexiono, lo cuento a todo el mundo lo que se me ha ocurrido... En fin, que me ilusiono, hostias...

Lo que pasa es que hay proyectos que no podemos llevar a cabo sólos, por a o por b necesitamos a alguien que nos ayude a desarrollarlo y conseguirlo. Hay veces que no hay manera de encontrar a nadie y tienes que abandonar el proyecto... No hay más cojones y no hay más cojones, te olvidas o, si es algo a largo plazo, almacenas la idea y ya intentarás llevarla a cabo en otro momento más propicio. Lo que jode, lo que ME jode de verdad es lo siguiente:

Tienes un proyecto que tú crees que es cojonudo, una buena idea, un buen planteamiento y un buen plan de acción que te emocionas tanto que te marcas una fecha límite para hacerlo y decides que para hacerlo bien necesitas a alguien que domine más que tú ciertas habilidades que a ti no te van demasiado. Acudes a un colega que nunca te ha pedido nada y en el que sabes que puedes confiar. Hace años que lo conoces y sabes que es bueno en lo que hace, así que no te preocupas por nada. Le explicas tu idea con todo lujo de detalles y esperas su reacción. Él tiende su mano y dice "Trato hecho". Ya tienes un socio. Le propones ir a medias con los beneficios y quedas con él en que la próxima semana os vais a enviar todo lo necesario para hacerlo. Yo me iba a encargar de una parte y él de otra. Estáis organizados, aunque él te dice que no empezará hasta la semana siguiente, que ésta está hasta el cuello de faena.

Durante la primera semana le vas enviando tu parte, un esquema de lo necesario, buscas recursos, diseñas... No recibes respuesta, pero bueno, él ya te ha dicho que hasta el siguiente lunes no iba a mandarte nada, así que...

La semana siguiente sigues mandando material que vas haciendo, trabajo que te cuesta tiempo y esfuerzo y cuando ves que el miércoles no te ha contestado lo vas a ver en persona. "Lo siento tío, pero es que estoy hasta el culo, pero hoy te lo miro y te digo algo". No sucede, y la rutina se repite una y otra vez durante tres semanas en las que tú ni siquiera has exigido nada porque no eres el jefe de nadie y confías en tu socio.

Ya dispuesto a ir a verlo para darle un ultimatum viene tu hermana y te dice que lo ha visto y que le ha dado un recado: Le ha pedido que te diga que deja el proyecto porque no tiene tiempo. Qué desfachatez, te sientes ofendido, cabreado. Te habías ilusionado con un proyecto y te habías aliado con la persona que tú creías correcta y en la que confiabas y el falso compromiso de esa persona te hace perder tiempo, esfuerzo y tu proyecto tal y como lo habías concebido. Estás furioso, pero pasas de ir a verle al momento y en caliente porque sabes que el cabreo es con el socio y no con el colega. Esto no tiene que cambiar para nada la amistosa relación que mantenéis, pero joder, "Menudo imbécil" piensas mientras tecleas furioso buscando una solución para este fatal inconveniente.

Al día siguiente, ya calmado, envías un correctísimo mail que dice lo siguiente:

"Buenas *****,

Me ha dicho mi hermana que has decidido desmarcarte del proyecto. De acuerdo, si tienes trabajo lo entiendo. De todos modos déjame decirte que el haber perdido el tiempo enviándote material, buscando host y diseñando la página no me hace ni puta gracia, me lo podrías haber dicho antes, que algo me dice que ya lo intuías. Y al menos podrías haberte dignado a decírmelo tú, que no has contestado ni uno de los mails que te he mandado.

Saludos,
Ximi"

¿Qué qué ha pasado luego? ¿De verdad queréis saberlo? Bueno, pues...

No ha pasado nada: no ha contestado.

Por cierto: ¿Alguien domina JOOMLA!?"

1 comentario:

Lomlucagua dijo...

hmm, no no sé nada de joomla, pero si sé lo que es este tipo de jodiendas, una putada pero bueno, quizás puedas sacar algo en limpio del proyecto ese, que ahora me picaba la curiosidad xD