lunes, 17 de enero de 2011

SEMANA SIN HUMO: ANTECEDENTES

Muy buenas semanas, frikis fumapollas. Hoy empezamos una semana especial que no tenía para nada planeada, pero en vista del desacuerdo que tenemos en cuanto la ley antitabaco y sabiendo que Goku_Junior, Peter Parker y (recientemente) Lomlucagua no aceptan que es una ley fascista y que recorta libertades individuales, no puedo dejar pasar esta oportunidad de hacer una semana temática (la primera del año, tu) para tocarles los cojones.

Os pongo en antecedente para que los que tengáis la suerte de ser de fuera veáis de lo que va el asunto:

2006: Éramos jóvenes puros y castos, eran buenos tiempos para los fumadores y tiempos de mierda para los fumadores pasivos. Podías fumar en todos los bares, pastelerías, restaurantes, etc. Cojones, si hasta podías fumar en el McDonnalds o en tu lugar de trabajo...

Por suerte alguien se dio cuenta de esto e impuso restricciones, algunas justas y otras no:

Prohibido fumar en el lugar de trabajo: Muy bien si eres oficinista, pero una mierda si eres estanquero (o catador de puros).

Prohibido fumar en lugares públicos: Bien, a priori, aunque podrían haber dejado salas de fumadores en algunos lugares. No digo el ayuntamiento, pero en los hospitales no sobrarían, teniendo en cuenta que la gente se pone nerviosa cuando se mueren sus familiares (o cuando resucitan) e ir hasta la puerta puede ser arriesgado si hay alguna novedad y estás a diez minutos de distancia de la acción. En los aeropuertos se permitió la instauración de zonas específicas difíciles de encontrar, aunque algunos (como el de Barcelona) decidieron que no iba con ellos que pasaban. Lo cual provoca que si llegas un par de horas antes, no sólo tienes que lidiar con los nervios de coger el vuelo, sí no con un mono de tres pares de cojones.

Prohibido fumar en restaurantes y pastelerías: Por cosas de los alimentos, incomprensible, teniendo en cuenta que en los bares también se sirve comida, pero justo si somos conscientes de que a la mayoría de la gente le molesta el humo de tabaco mientras come. Aunque en restaurantes grandes de pusieron dos zonas.

Prohibido fumar en bares: Era una de las dos elecciones posibles, los bares podían elegir ser de no fumadores. En este caso, me parece que nadie eligió esta opción.

Zonas de fumadores: En algunos lugares se hizo bien, pusieron una mampara o algo. En otros sitios instalaron lo que yo llamo "el Gulag", que consiste en hacer una sala hermética en la que se concentra el humo y los fumadores mueren por asfixia (sigo pensando que es un método de exterminio para acabar con nosotros). Si tu bar medía más de 100m2, era obligatorio hacer obras para separar las zonas, obras que pagaron los dueños de los locales sin ayudas del gobierno.

Este es un resumen de la ley de 2006. Es un poco injusta con los hosteleros y los fumadores, pero creo que no está mal para ordenar un poco las cosas. Lo jodido llega ahora, en 2011...

Se ha prohibido fumar en cualquier establecimiento que no sea tu casa. En resumen es esto, aunque puedes montar un club de fumadores (no podrás vender bebida en él) o ir a una terraza... Antes comentábamos lo de los hospitales, pues bien, ahora no sólo tienes que salir si no que tienes que alejarte 300 metros si no quieres que te pongan una multa (y lo mismo de las escuelas). En Lleida están todos los fumadores del hospital en una rotonda, que parecen putas...

Cuando salgo de la escuela entre clase y clase para echar un cigarro, tengo (tenemos, profesores incluidos) que alejarnos del centro, lo que sucede es que hay escuelas y centros de salud próximos en todas las direcciones, así que realmente tendríamos que irnos al quinto coño a fumar... Nos metemos en una terraza y enllestits. No entiendo muy bien el objetivo de esto, la verdad, me parece más un capricho del legislador que otra cosa, pero bueno.

La conclusión a la que yo llego es que esta serie de medidas objetivamente injustas atacan al fumador y son discriminativas, así que voy a dedicar mi vida (y más concretamente esta semana) a luchar contra ella desde aquí. Queda inaugurada la SEMANA SIN HUMO.

3 comentarios:

Alvaro dijo...

No soy fumador activo, solo pasivo cuando hay algún imbécil con un cigarro en la trompa, odio a los fumadores. Pero considero que es difícil ponerle su espacio a cada parte: fumadores y no fumadores.

No siempre se puede hacer una zona para no fumadores. Y lo de alejarse tantos metros fuera de un lugar para poder dar suelta rienda al vicio, me perece injusto (lo de alejarse tanto; y lo del vicio, es injusto para el propio cuerpo que lo mortifiquen así). Pero creo que es cuestión de evitar molestias a los no fumadores.

Está bien que tengas que salir de un hospital si quieres fumar, y también está bien que te alejes un poco y no te quedes en la puerta, porque igual molestas a los que van a entrar y el humo se mete igual. Aunque tampoco creo que sea como para alejarse, creo que veinte metros, como vi en las noticias de la tve. Aunque deberíamos tener en cuenta la dirección del viento que puede llevar el humo hacia el interior desde mucha distancia. Todo fumador debería llevar en todo momento un medidor de la dirección del viento para saber donde puede fumar.

Xavi dijo...

Ley fascista?
Jua!
Jua!
Jua!
Maemia lo que tiene que leer uno. Avisanos cuando te metan en un campo de concentración, anda.

Ximi dijo...

Pues no nos han metido en un campo de concentración, pero nos han privado de espacios. No tenemos derecho a tener un espacio propio. Es muy fuerte, tío. No nos dejan. Tenemos que salir a la calle a pelarnos el culo de frio a ejercer nuestro derecho fundamental a jodernos la vida si queremos. No podemos hacerlo dentro de una propiedad que dediquemos para ese fin a no ser que se nuestra casa, y si no queremos que huela a tabaco (a mí me la pela) ni eso. Eso, amigo es fascismo. Aprobar leyes restrictivas y discriminatorias sin la aprobación previa del pueblo. Es fascismo, su definición más aproximada, al menos.