martes, 1 de febrero de 2011

ISAAC EL MORMÓN 2

Hola, frikis mezclapenes, hoy seguimos con esta serie de divertidos posts dedicados a Isaac el Mormón. En esta entrega veremos lo que le contesté a su primera misiva, vamos allá:

Muy buenas, Isaac,

ante todo quería agradecerte que te hayas puesto en contacto conmigo por varios motivos: el primero es que poca gente lo hace y me hace ilusión cuando pasa; en segundo lugar, porque me encanta que la gente a la que pretendo mover de alguna forma se mueva, ya sea a mi favor o en mi contra porque eso demuestra que cumplo con mis propias expectativas; tercero, eres una visita más y eso se agradece; por último, quería darte las gracias por proporcionarme un tema tan fantástico para un post, que es la forma que tengo de decir "Saluda a tus padres, estás en la tele", no dudes que cuando lo comente en el blog te lo haré saber.

Respecto al cuerpo de tu mensaje... Bueno, el consejo lo voy a tomar, ya que es gratis, aunque luego no le vaya a hacer mucho caso. Sobre los misioneros te diré que no me gusta que un extraño venga a decirme qué es lo que tengo que hacer porque se lo ha ordenado su dios, no hay más, me parece muy molesto y muy grosero por parte de esta gente ir predicando por el mundo lo que creen llamando a puertas ajenas y entrando en las vidas de la gente de una forma tan incordiosa, pero al fin y al cabo es su estilo de vida y yo también tengo mis movidas, así que no pasan de eso, de molestia. Si te molesta la forma que tengo de expresarme, lo lamento, pero mis principios me impiden disculparme por ello por dos motivos: el primero que no creo que esté mal decir lo que me apetezca cómo me apetezca y segundo, que está bastante claro que mi blog no es para remilgados ni pusilánimes, así que si no te gusta lo que lees, no le prestes atención y punto.

Una cosa que debo reprocharte es algo que me molesta mucho y que me cabrea: puedes criticarme, mostrarte en desacuerdo, puedes insultarme y decirme lo que te plazca, no me importa porque creo que soy lo bastante mayorcito como para defenderme, pero bajo ningún concepto toleraré que insultes a mis lectores y menos aún tratándolos de tontos siendo gente con un sentido crítico excepcional en su mayoría y librepensadores en su absoluta totalidad (no como otros que podría mencionar).

Me parece estupendo que creas en la magia, creo que es absurdo y no lo entiendo, pero respeto tu posición al respecto. Que me haga gracia que creas que el hijo de un palomo y una virgen llegó al mundo para morir por un pecado que cometió un hombre de barro hace la tira de años pudiendo dios borrarlo con un chasquido de dedos (o de tentáculos) no creo que sea asunto tuyo. Mucho más grave me parece que haya gente que crea que los homosexuales que ejercen su derecho a vivir la vida como les plazca merezcan arder en el infierno sufriendo eternamente o que las mujeres no puedan ser libres para hacer con su cuerpo lo que crean conveniente cuando se quedan embarazadas.

Verás, Isaac, yo no le he pedido a nadie que salve mi alma. Yo ni siquiera creo que exista nada parecido al alma ni el más allá, ni los arbustos parlantes ni las plagas ni las ballenas antropófagas en las que viaja gente, así que agradecería que nadie la intente salvar contra mi voluntad, es molesto y hace cosquillas.

Sobre lo de que dios me puede castigar... Verás, no creo en dios como ya sabes, así que estas amenazas surten poco efecto en mí, de hecho, me gusta pensar que a alguien le molesta lo que yo pienso porque eso significa que estoy haciendo bien mi trabajo. El que no lo está haciendo tan bien es tu dios, que permite que la barbarie humana se extienda cada vez más, que el hambre, la guerra, la corrupción y la perversión se apoderen del mundo y que mediante tormentas, terremotos, tsunamis y pandemias causa la muerte diaria de miles de inocentes que nada han hecho por merecerlo. Yo no mato a nadie con mis ideas, cosa que no podemos decir de los anticuados principios de cualquier doctrina juedocristiana o islámica, que a causa de sus guerras santas, cruzadas y yihads siguen causando la persecución y el asesinato de inocentes en todos los rincones del mundo. No, definitivamente no creo en un dios que permite que se mate en su nombre.

Finalmente, quería señalarte que no eres quién para decirme qué es lo correcto y que por tanto no puedes juzgar si lo que hago lo es o no. Yo creo que si, y que si puedo mover alguna conciencia con las tonterías que pueda llegara a escribir, pues tanto mejor. Quiero que sepas que a mí no me importa que seas mormón, que no te odio por ello, que no creo que merezcas ningún castigo por ello ni que tengas que arder en ninguna parte sólo por tener una opinión diferente a la mía, a diferencia de millones de fanáticos como tú, que creen que saben algo que ni siquiera se puede probar.

Ah, y no, no soy negro, no tengo ese privilegio.

Atentamente y esperando recibir noticias tuyas:

Ximi
www.blogdeximi.com

PD: Hace poco celebré la segunda semana religiosa en el blog, lo digo por si te pasas, que te saltes las primeras páginas para que no se te funda el cerebro ni nada raro...

Hala, ya está, habréis notado lo correcto y educado que he sido, y además os defiendo, ¿qué más queréis?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

karles dice:
Amen!!!

Álex Esteve dijo...

Joder, es que ser negro mola.
Lo que pasa que has demostrado flojera, has dado a entender que nos aprecias y ahora me siento estafado.

Ximi dijo...

Cállate, puta!

Goku_Junior dijo...

Señores que creen en un ser mágico y hacen que su vida gire en torno a introducir su pensamiento en la cabeza de los demás.

Goku_Junior dijo...

Vale, acabo de leer el anterior post con el mensaje que te mandó el tío este.

Menudo energúmeno, gilipollas, creído egolatra. Que asco me dan este tipo de personas que se creen que por creer una cosa que encima NO se puede demostrar tienen la puta verdad absoluta.

GILIPOLLAS! joder, ya me gustaría conocer algún mamonazo como ese para decirle que condene mi alma también. Anda y que se pierda en su mundo de fantasía creado en su mente y en la mente que escribieron ese libro de fantasía en el que basan toda su puta vida.

Imbéciles.