miércoles, 25 de mayo de 2011

Crónica de #acampadalleida del 24 de mayo

Hola, muchachos, voy a haceros un poco la crónica de lo que sucedió ayer en la Acampada de Lleida, que no se habla tan apenas de nosotros en los medios que no son locales (aunque en TV3 dijeron que éramos medio millón de personas, que siendo 125.000 en la ciudad no está mal... Putos medios...) y hay que darle bombo al asunto. Aunque exista el blog oficial de la Acampada de Lleida, que se actualiza a diario, veo bien comentaros lo que opino y qué es lo que está pasando a mí parecer. Vamos allá:


Creo que ayer íbamos por muy mal camino. Entre el independentismo y el rollo político (republicano, anticapitalista...) corríamos el grave riesgo de desaparecer como movimiento y convertirnos en una plataforma de extrema izquierda (para dar la razón a los mongolos de Esfintereconomía) y eso no se podía permitir.

De forma ordenada, fuimos hablando tras un rato muy tenso en el que discutimos como idiotas qué es lo que había que hacer. Tras decidir que iban a hablar las comisiones y luego abriríamos el micro, la comisión de inmigración, que estaba en la plaza Cervantes (yo todavía no sé por qué) tuvo la genial ocurrencia de llevar la plaza Ricard Vinyes a todos los inmigrantes que quisieran venir. Esto se convirtió pronto en una fiesta de percusiones africanas, la verdad es que fue acojonante y felicito desde aquí a quién consiguiera movilizar a esta gente que, nos guste o no, tienen muy jodido lo de mojarse en estas cosas...

Empezó la asamblea y se tocaron temas muy diversos. Hablamos de autodeterminación, aunque una parte muy significativa de la acampada cree que, aunque es importante tocar todos los temas y éste es un tema crucial, especialmente en Catalunya (y supongo que en Euskadi es lo mismo), no podemos desconcentrarnos y buscar unos puntos mínimos en los que haya consenso en lugar de tirar por los cerros de Úbeda. Hablamos de inmigración, por supuesto, decidimos no decidir nada ayer, incluso nos acordamos todos del Frente Popular de Judea del clásico La vida de Brian, cuando se propuso "votar para decidir si votamos". Hubo momentos tensos, pero poco a poco fue predominando la razón y nos centramos en hablar de hacia dónde queremos ir.

Habló un argentino que nos explicó cosas sobre cómo lo habían hecho en el 2001, cuando la liaron en Argentina por motivos muy similares. Nos habló un ecuatoriano y nos pidió por favor que no claudicáramos, que se siente muy orgulloso de pertenecer a la ciudad de Lleida y que en Ecuador el movimiento vaya tomando forma. También habló un chaval africano (no sé de qué país) que nos dijo que la inmigración era un importante tema a tratar, pero que él no venía cada día para hablar de eso, que lo que quería era mejorar el mundo a lo bestia, empezando por el principio, que estaba aquí por el manifiesto y no para sacar conclusiones sobre sus intereses.

La verdad es que fue una asamblea muy bonita, muy emotiva, muy útil. Creo que desde el punto de vista estratégico, vamos por buen camino y hay que seguir así, no claudicar y no ceder ante las presiones, estamos a lo que estamos. Un chaval nos contó que el alcalde Àngel Ros se había pasado y quería que nos fuéramos, que la regidora Sara Mestres nos había dicho que fuéramos recogiendo, que la urbana nos hacía quitar toldos y que la prensa nos intentaba dividir, nos dijo que eso significaba que lo estábamos haciendo de puta madre: están cagados. Incluso yo me animé (y eso que no hablaba desde los primeros días porque veía que estaba, quizás, monopolizando y no quería que luego se hablara de que se instrumentaliza desde organizaciones políticas), creí que merecía la pena recordar por qué estábamos allí.

Se acordó enviar un documento al ayuntamiento para pedir más lonas y unas vallas para el final de la Champions, pues los zombis del fútbol suelen ir a celebrar como unos becerros a Ricard Vinyes que ha ganado su equipo y tenemos miedo de que esos anormales lo jodan todo y tenga que intervenir la policía, con la que sigue habiendo muy buen rollo.

Otra cosa que me pasó fue que se me acercaron un par de muchachas a comentarme que se habían sentido aludidas por el post de ayer. Más allá de lo que pueda pensar o decir, jamás niego el oído a una crítica constructiva (o no, mientras no me den de hostias), así que agradezco a estas chicas que se me acercaran a comentar el post y a mostrarme su descontento. Sabemos que esto no es un blog de noticias, es un blog de opinión. Si fuera un blog informativo, sería mi responsabilidad buscar fuentes, contrastar la información y todo eso, pero lo que pongo aquí es, únicamente mi opinión, y creo que está bastante claro. Después pasa lo que pasa, las chicas que llevan ayudando desde el primer día, de puta madre con todos sin armar bronca se dan por aludidas y los objetivos del post, como no se lo han leído (que están en su derecho, ojo), aunque dudo que no se lo hayan pasado, pues estas dos chicas estoy seguro de que no son lectoras habituales mías...

Aunque claro (y esta es una pancarta que está colgada en la plaza) "El progreso tecnológico nos reprime" (o algo así, puede que no sea exacto)... Gran lema para algo que se ha convocado mundialmente por Twitter y Facebook...

Ah, y también decir que lo de la comida reciclada que se tuvo que pagar y todo eso, que como no tengo ni puta idea de lo que pasó exactamente, porque unos me hablan de arroz y otros de butano, dejémoslo en el aire.

Recordad, nos vemos esta tarde allí a las 20:00, primero casserolada y luego, asamblea!

Que os follen y hasta luego, frikis acampapiscinas.

1 comentario:

Goku_Junior dijo...

Todo suena super genial en teoría.
En teoría... falta que esto siga dentro de una semana.