lunes, 2 de mayo de 2011

ENHORABUENA POR LO DE BIN LADEN

Enhorabuena. De verdad. Muchas felicidades. Habéis matado a un hombre. Habéis gastado miles de millones en operativos, en soldados, ha habido cientos de muertes, miles de balas gastadas, bombardeos, propaganda. Y por fin lo habéis conseguido: habéis matado a un hombre.

Habéis acabado con el cabeza de turco de la parafernalia que montasteis cuando vosotros mismos tirasteis vuestras torres. Habéis terminado con la vida de un hombre al que vosotros creasteis, entrenasteis, disteis de comer y pagasteis un sueldo. Pero es la historia de siempre... Frankenstein se vio forzado a matar al monstruo que él mismo había creado al no poder controlarlo. El Dr. Jeckyl no podía controlar su lado más oscuro cuando se convertía en Mr. Hide. Pero ese no es vuestro problema, ¿verdad?

No, vosotros controláis perfectamente al monstruo porque vosotros sois el monstruo, vosotros no tenéis un lado oscuro, sois un lado oscuro y no tenéis otro. Todo está oculto a la vista de todo el mundo y aún así (supongo que por la desfachatez que tenéis al mostrarlo sin pudor) podéis engañar a la masa.

La masa. Los bobos de siempre que os siguen como borregos y que, como buenos patriotas que son, se van a creer todas las mentiras que digáis aún a sabiendas de que sois unos mentirosos sin remedio.

Enhorabuena porque habéis matado a un hombre. Habéis perseguido por todo el mundo a un sólo individuo haciendo creer al mundo que él y sólo él es el causante de la revolución islámica a la que vosotros mismos habéis ensalzado para tener un enemigo invisible con el que luchar del mismo modo que otrora hicisteis con el comunismo (que iban a acabar con el american way of life).

Os habéis erigido como jueces, jurados y verdugos no en vuestra ciudad, país o continente. Sois los verdugos del mundo, los verdugos del universo. Creéis que tenéis derecho a decidir quién vive y quien muere, os creéis con el derecho divino de decidir que opción es la correcta, tal y como demuestran vuestras atrasadas y reaccionarias leyes y vuestro discriminatorio modo de vida.

Enhorabuena. Habéis salvado al hombre blanco una vez más. Mientras la lucha contra el terror se cobra incontables vidas más que el terror en sí, ese hombre gordo puede mecerse en su tumbona y beberse una piña colada. Porque no hay terroristas. Porque vosotros decidís quién lo es y quién no. Probablemente, si este texto estuviera escrito en inglés y yo lo escribiera desde Carolina del Sur, ya estaría en la cárcel, con los cientos de inocentes que retenéis sin cargo alguno porque decís que son terroristas. Terroristas de izquierdas, terrorista que no son blancos, terroristas que creen en un dios que no es el correcto.

Pero habéis matado a un hombre. Os aplaudo, porque habéis derrochado dinero suficiente para acabar con el hambre en el mundo, habéis matado a miles de civiles inocentes, habéis perdido soldados, chavales asustado que no tienen otra alternativa que obedecer al dinero para poder tener una opción de futuro. Todo por un hombre. Sin juicios, sin pruebas. Limpio. Felicidades.

Un hombre al que no tenéis derecho a juzgar porque vosotros no sois mejores que él. Dudo siquiera que estéis al mismo nivel. Mientras a él le movían las ideas (erróneas a mi parecer) para cometer actos deleznables y totalmente condenables (si es que fue él), a vosotros os mueve el puro lucro, el dinero que engrasa vuestros mullidos asientos en blancolandia, dónde el esfuerzo te puede llevar a ser presidente, dónde las oportunidades son tantas que el pensamiento único apenas se nota.

Enhorabuena, de verdad. Os aplaudo. Dios bendiga a los Estados Unidos de América. Y dios bendiga a todos los que se han alegrado. No merecéis menos que él.

Enhorabuena.

4 comentarios:

Kane dijo...

Yo lo flipe cuando leí en el periódico que EEUU reconocía alegremente al mundo entero que su intención era matarlo, no capturarlo. Por muy terrorista que sea, ¿no se supone que una democracia cree en los juicios justos? Aunque claro, viniendo de un país que tiene estados con algo tan humanitario como la pena capital...

Artur dijo...

Amen!!!

Lomlucagua dijo...

Pues sí, como de costumbre.

Goku_Junior dijo...

El muerto al hoyo y el vivo al bollo.

O mejor dicho el muerto al mar y el vivo al mcdonal.

Yo digo que uno menos. Quedan muchos. Bin Laden es solo un icono que representa la maldad más mala (y siendo un terrorista asesino de masas tampoco es que sea mentira) pero un icono solo es algo con el poder que nosotros queramos darle.

Lo dicho, un terrorista psicopata menos.