lunes, 28 de enero de 2013

¿Has estado en el cielo?

Supongo que muchos de vosotros habréis leído esta aberración... Bueno, pues este post hace referencia a ella.



Has estado en el cielo?
¿Pero qué clase de pregunta estúpida es esta? Claro que he estado.

¿Cuándo?
Pues la primera vez fue con tres años, que fui a Canarias… Pero luego he ido en avión más veces.

¿Y del quirófano... al cielo?
No, no, cuando me operaron del sinus pilonidal estuve quince días bocabajo en la cama… Para sentarme en un vuelo de Ryanair estaba yo… Me hubieran tenido que amputar el culo.

¿Cómo es el cielo?
Azul, pero es por la combinación de gases de la atmósfera y la luz del sol… por las noches es negro. A veces rojo, pero es porque he estado por ahí derramando sangre.

¿Qué viste?
Sobretodo nubes… Una vez estuve al lado del ala y veía los cacharros esos que hacen que el avión vuele, no fue gran cosa tampoco, no había ningún bicho saboteándolo ni nada de eso, por suerte. A veces, el aburrimiento es mejor que diñarla, creo.

¿Qué clima hay en el cielo?
Pues nunca he salido del avión en pleno vuelo, pero tengo la impresión de que debe hacer un frío de tres pares de cojones. Pero vamos, es pura especulación. A veces llueve.

¿Qué colores tiene el cielo?
Ya me has preguntado eso, pesado, que es azul, con. Y las nubes, blancuzcas.

¿A qué huele el cielo?
No sé, supongo que a ozono, oxígeno y otras mierdas… Y a helio, que todos los globos que se escapan acaban allí.

¿Cuánto tiempo pasaste en el cielo?
El más largo fue a México, que me estuve… Pues no sé. Demasiado, creo, porque se me quedó un culo carpeta que no podía ni rascármelo… y un dolor de cuello que pa qué.

¿Te creyeron tus padres?
Iban conmigo, no sé por qué no iban a creerme. De hecho, pagaron ellos, y si algo hay que se pueda creer ciegamente es que las facturas se pagan.

Es una posibilidad.
Ni posibilidad ni pollas. Se pagan. Tú igual no las pagas porque vives en una comuna o algo así, pero la gente de bien no tiene más remedio. No te me pongas antisistema que me cabreo y empiezo a reventarlo todo.

¿Qué te han dicho los médicos de eso?
Bueno, los abscesos de ira son cada vez menos frecuentes, pero he acolchado todos los muebles de mi casa para prevenir. Lo que les preocupa ahora es lo del tumor cerebral, pero vamos, yo no le doy más importancia.

¿Viste en el cielo a algún familiar?
Ya te he dicho que iba con mis padres. Nunca me he encontrado a nadie que conociera en un avión, si es eso lo que preguntas. Ya sería casualidad, ¿no te parece?

¿Por qué?
Hombre, porque no es normal encontrarse con familiar en un avión por pura casualidad. La familia debe contarse estas cosas, si no te puede pasar lo que a mi primo Ataúlfo, que no le contó a su mujer que se iba de viaje y se la encontró en el mismo avión, se ve que se habían apuntado los dos a un viaje de esos de singles a República Dominicana.

Vaya.
Sí, fue duro asumirlo, pero luego les fue bien, ahora ella está con un mulato y él con una negra con el culo como un camión de grande. Se les ve felices.

¿Le hablaste de Pop a tu papá?
No suelo hablar de música con mi padre. Él es más de rancheras y esas cosas… Soy más de hablar con desconocidos de estas cosas… Dentro de un rato iré a darme mi paseo semanal para incomodar a extraños con mis historias.

¿Qué contarás?
Lo del avión no, seguro, que es un coñazo. Y mira que has llegado a darle vueltas, tío brasas…

Tus padres cuentan lo tuyo en un libro.
¿El qué? No tenía ni idea… Sea lo que sea es mentira. Todo infundios, todo.

¿Te parece bien?
Hombre, pues no. Si alguien decide escribir un libro sobre ti, lo mínimo es pedir permiso y compartir beneficios. Y te juro que no he visto ni un puto cheque… Llamaré a mi abogado.

¿Por qué ha interesado tanto tu cielo?
Te habrá interesado a ti, tío raro, porque en la vida me habían preguntado tanto sobre aviones y cielos y estas historias. Francamente, esperaba otra cosa cuando me hablaste de hacer una entrevista…

¿Sigues recordando detalles del cielo?
Que sí, leches, que es azul. No hay mucho más que recordar… A veces hay pájaros.

¿Qué es lo que más te impactó de lo que viste en el cielo?
Que nadie me dio la chapa para que le explicara cómo era. En serio, macho, píllate un charter o algo barato y lo compruebas tú mismo.

Ah. ¿Y cómo es el Espíritu Santo?
¿Pero qué mierda de pregunta es esta… ¡Yo qué cojones sé! ¿Ficticio?

¿Y cómo es Jesús?
No conozco a ese tal Jesús… tengo un tío que se llama Jesús, pero no creo que me preguntes por él…

¿Y cómo son los ángeles?
No he estado allí, lo único que he visto del continente americano es México, y no demasiado… Los Angeles, California, lo tengo pendiente.

¿Para qué?
Hombre, pues porque quiero ver Hollywood, comer hamburguesas grasientas… No sé, hacer turismo, conocer mundo…

¿Alguno de esos ángeles te protege?
Vale, esto empieza a ser raro, creo que estás falto de oxígeno en el cerebro o algo… No sé de qué me hablas.

¿Conoces a algún otro niño que haya ido al cielo?
Hombre, pues sí… Mi primo Fue en avión, pero… Oye, deja ya lo del cielo de los cojones.

No te habrás inventado todo esto, Colton, ¿verdad?
¿Colton? ¿Quién diantres es Colton? ¿Y por qué me iba a inventar nada?

¿Por qué crees que Dios te ha permitido a ti ver el cielo y no a otros?
Dios le permite ver el cielo a cualquiera que se pueda pagar un billete o tenga una catapulta gigante. No creo que dios tenga nada que ver en esto…

¿Querrías volver al cielo?
Hombre, pues para ir a ver otros países, pero lo que me hace ilusión no es el vuelo, suele ser un coñazo.

¿Qué tienes que hacer?
Pues entras en una web de viajes y hacer una reserva. Pagas, vas al aeropuerto y ya está. En serio, tronco, déjalo ya…

¿Tienes miedo a la muerte?
Ahora mismo tengo más miedo a que me mates tú que a otra cosa, que estás faltado, tío raro. Mira, déjame en paz, que ya me he hartado de tanta monserga. ¡Hala, que te den!

2 comentarios:

Abraham Lleida dijo...

tremendo jajajajaj

Alvaro dijo...

Casi me voy al cielo de las risotadas. Pero en serio, Ximi, uno conoce más de ti con estás entrevistas. Y quisiera saber si viste a tu santo patrono en el cielo.

Saludos